Dieta, maldita dieta

Esta imagen que encabeza este post es completamente real: uno escribe “dieta de” en la barra de búsquedas de google y te salen todas esas opciones de autocompletado. Es realmente esclarecedor de una realidad que vivimos constantemente: perder peso es una obsesión para muchos pero la vagancia es mucho más fuerte.

Esta es la realidad: todos queremos adelgazar pero sin esforzarnos para ello. De repente se nos ocurre que llega el verano, que el bikini se me ha quedado pequeño o que mis michelines tocan la arena cuando estoy sentado en la playa y queremos perder mucho peso y muy rápido. ¿El resultado? Las dietas milagro, trucos para perder volumen de forma falsa y muchas veces a costa de la salud.

Ryan Gosling se puso así por la dieta de la cebolla (Fotograma de la película “Crazy Stupid Love”)

Una de las dietas más de moda de los últimos años, que ha hecho multimillonario a su creador, es la famosa Dieta Dukan, que ahora está siendo colocada bajo los focos por varias denuncias sobre los posibles efectos nocivos que tiene para la salud. Ya no se trata de perder peso, sino de ocasionar problemas graves en el funcionamiento normal del cuerpo.

Mi abuela decía que para adelgazar hay que “comer menos y correr más” y que todo lo demás son chorradas, y algo de razón ya tiene. Pero sobre todo hay que tener en cuenta que aunque estas dietas puede parecer que funcionan, el peso que se pierde es ficticio y se recupera rápidamente. En la web Las Dietas Milagro lo dicen bien claro:

Al tratarse de dietas desequilibradas, el cuerpo recurre a las reservas de emergencia almacenadas en los músculos. Así, se reduce masa muscular (tejido muy rico en agua) y no grasa. Por eso se pierde peso rápidamente. Este tipo de dietas son muy fáciles de distinguir: aseguran una gran pérdida de peso en poco tiempo (más de 5 kg. al mes) y sin esfuerzo. Con el intento de garantizar su resultado, se les suele dar nombre de clínicas de adelgazamiento famosas, actrices, médicos, etc. Sin embargo, debemos desconfiar de las dietas que nos prometen perder más de 0,5kg. / 1kg. a la semana.

Así que ya sabéis, si lo que queréis es perder un par de kilos acumulados en invierno basta con reducir las grasas una temporada, aumentar las frutas, verduras y legumbres y hacer más ejercicio que el que hacéis en el Apalabrados. Y si lo que tenéis es un problema real de sobrepeso, entonces acudid a los profesionales, Nutricionistas y Endocrinos.

Una web estupenda explicando los riesgos de cada dieta milagro en concreto.

Algunos mitos sobre la alimentación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *