8 claves para prevenir quemaduras solares en los ojos

cuidar los ojos en verano

Sí, existen las quemaduras solares en los ojos, y eso lo descubrí este fin de semana. Estaba tranquilamente de compras y en algunas tiendas he visto gafas de sol a precios increíblemente bajos, mi intuición (y la de todos) dice que estas gafas, aunque baratas, no pueden ser buenas para nuestros ojos. Como me gusta investigarlo todo, me tomé un ratito con mi amigo Google, y descubrí por qué las gafas baratas son tan peligrosas.

Resulta que el ojo tiene un mecanismo propio para protegerse de la luz, y es tan simple como contraer la pupila. Lo contrario pasa cuando estamos en un ambiente oscuro, las pupilas se dilatan para dejar pasar una mayor cantidad de luz. Así que cuando usamos unas gafas de sol sin un filtro adecuado, nuestra pupilas se dilatarán (por la oscuridad que produce el cristal de las gafas), y los rayos del sol penetrarán en el interior de nuestros ojos causando daños irreparables. Una exposición prolongada a la radiación utravioleta puede ser un factor de riesgo para sufrir cataratas, cáncer de piel en los párpados, degeneración macular e incluso pérdida de visión. 

La imagen de mis ojos (y los de cualquiera) friéndose bajo el sol no es nada agradable, así que por eso os dejo algunos consejos para cuidar vuestra vista en esta época de mayor exposición al sol.

Ocho consejos para proteger tus ojos en verano

1. Cero Imitaciones: Las imitaciones nunca han sido buenas, a no ser que estemos viendo el programa de José Mota. Así que cuando elijas gafas de sol, busca unas que cumplan con la normativa de filtro de rayos UVA y UVB.

2. Black is not the new black: Que el cristal sea más oscuro no quiere decir que proteja en mayor medida a tus ojos, lo importante es el número de filtro. Para los runners que salen a correr aunque hayan 40º a la sombra, los que quieren conseguir el premio al morenazo más moreno de la playa, los amantes de los deportes acuáticos y los senderistas empedernidos se recomiendan los filtros 2,3 y 4.

3. Que las nubes no te despisten: Los rayos UV no desaparecen en un día de poco sol.

4. ¡No mires directamente al sol!: si el sol te atrae como la luz de una lámpara a una polilla, recuerda lo que les pasa cuando la miran directamente. El sol puede causar daños en tus ojos, que pueden ser muy graves e irreparables.

5. Deja las lentillas en casa: Si vas a la piscina o a la playa, mejor no te lleves las lentillas, el contacto de la arena o el cloro con los ojos y el lente, pueden hacerte sufrir más que la protagonista de una telenovela mexicana.

6. Blink Blink: En la playa parpadea varias veces para eliminar cualquier suciedad que el viento pueda introducir en tus ojos, y así de paso aprovechas para hacerle ojitos a es@ chic@ guap@ que se pavonea por la playa.

7. Lava tus ojos: Un poco de agua mineral será suficiente para limpiar tus ojos y eliminar el cloro, el agua salada y la arena, evitando una irritación.

8. Buena alimentación, buena visión: Algunos alimentos ayudan a cuidar la vista, por ejemplo las zanahorias, los pimientos,  las almendras, las naranjas y los huevos.

En caso de sufrir dolores, irritación o enrojecimiento de tus ojos, acude al Oftalmólogo.

Katherine Woodberry

Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid (con el “nuevo” Plan Bolonia que ya no nos deja ser Licenciados) con ganas de investigar, aprender y entender las seis W que tanto me repitieron en la facultad (Who: Quién, What: Qué, Where: Dónde, When: Cuándo, Why: Por qué, y How: Cómo) pero aplicándolas a la vida cotidiana.

En este pequeño espacio comparto con vosotros impresiones y vivencias que pueden ayudaros a cuidar vuestra salud y la de aquellos que os rodean, alejándome de tecnicismos y mostrando mis inquietudes y conclusiones de forma sencilla y natural.

Katherine Woodberry

Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid (con el “nuevo” Plan Bolonia que ya no nos deja ser Licenciados) con ganas de investigar, aprender y entender las seis W que tanto me repitieron en la facultad (Who: Quién, What: Qué, Where: Dónde, When: Cuándo, Why: Por qué, y How: Cómo) pero aplicándolas a la vida cotidiana. En este pequeño espacio comparto con vosotros impresiones y vivencias que pueden ayudaros a cuidar vuestra salud y la de aquellos que os rodean, alejándome de tecnicismos y mostrando mis inquietudes y conclusiones de forma sencilla y natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *