Hijos LGTB. Importancia del apoyo familiar

La familia es un espacio donde los niños y las niñas aprenden a dar sentido al mundo, a sus vivencias, a su manera de sentirse, a su intimidad. Las madres y los padres queremos dar lo mejor para proporcionar una buena crianza y valores, ahora bien, acompañar el desarrollo de una persona es algo muy complejo, en el que nos surgirán dudas y conflictos.

Una de las cuestiones que suele ser más difícil de abordar, por los tabúes existentes, por los cambios sociales y porque es parte de lo íntimo personal, es la sexualidad. Es necesario que en casa demos un espacio para que se pueda hablar de ello, incorporando la diversidad en las formas de vivir la sexualidad como parte de nuestra transmisión. De hecho más que hablar de sexualidad, sería mejor hablar de sexualidades. Esto favorecerá que puedan construir su identidad de una forma responsable y no por oposición a mandatos rígidos o con los que no puedan identificarse.

Ser lesbiana, gay, transexual o bisexual, no es un problema a menos que hagamos de ello un problema. Los estudios dicen que entre un 2% y un 7% de las personas es LGTB. Puede que en un primer momento nos resulte chocante, por no saber mucho acerca de estas vivencias y porque nos cuestionemos algunas expectativas previas que habíamos depositado pero si realmente tratamos de entender a nuestro hijo o hija, nos daremos cuenta de que está viviendo algo muy especial e íntimo, y que tiene que ver con el conocimiento y expresión de su sexualidad.

Si aceptarlo nos resulta difícil, es importante saber que puede llevar un tiempo pero que es el momento de obtener información, resolver dudas y abordar aquellas cuestiones que nos estén bloqueando o causando malestar con respecto a la sexualidad de nuestra hija o hijo. Es un proceso que aunque puede resultar complejo revierte en crecimiento personal y mejora del sistema familiar, por eso contar con apoyos de profesionales – psicología familiar o individual- nos aporta seguridad para resolver de una manera creativa esta situaciones complejas.

Conceptos que nos harán más fácil conversar, preguntar y apoyar a nuestros hijos e hijas

Sexo biológico

Aunque solemos definirlo como macho/hembra, mujer/hombre es un concepto que hace referencia a un complejo proceso en el que intervienen muchos factores y que, dependiendo de cada persona, se expresa de manera diferente:

  • Sexo cromosómico: XX, XY pero puede haber en su número X, XXY… o en su estructura.
  • Sexo gonadal: ovarios para el sexo femenino y testículos en sexo masculino.
  • Sexo genital: vulva en hembras y pene en varones.
  • Hormonas sexuales: ayudan a que se definan los caracteres sexuales secundarios, que dan lugar al sexo fenotípico.

Sexo fenotípico

Tiene que ver con la apariencia que tiene la persona en referencia a su sexo. El vello, la voz, la musculatura,etc.

Sexo asignado

Es el sexo que se le asigna a una persona generalmente en su nacimiento.

Género o sexo social

Tiene que ver con lo que espera una cultura o sociedad acerca de cómo debe ser un hombre o una mujer. Cuanto más rígidas o extremas sean estas expectativas más difícil va a poder encajar esta diversidad en estas categorías. Por eso más que hablar de mujer y hombre, tendríamos que hablar de mujeres, de hombres.

Orientación sexual

Es la atracción sexual, erótica o amorosa que sentimos por otras personas. Si sentimos atracción por personas del mismo sexo, hablamos de homosexualidad. Heterosexualidad hace referencia hacia el deseo por personas de otro sexo y el término bisexualidad a la atracción la sentimos por ambos sexos.

Identidad o sexo psicológico

Tiene que ver con cómo nos identificamos con respecto a lo que la sociedad espera del género mujer o género hombre. Puede ocurrir que el sexo asignado al nacer no coincida con el sexo sentido; en este caso hablaríamos de personas trans.

La sexualidad se construye a lo largo de toda nuestra vida

La manera de vivir nuestra sexualidad, orientación e identidad se va construyendo a lo largo de nuestra infancia y adolescencia. De hecho a lo largo de nuestra etapa adulta también vivimos cambios, así como en la vejez. Imaginemos un gran lienzo que comenzamos a pintar desde su base con brochazos de color rosa (mujer ) y de color azul (hombre) o un poco mezclados. Cada uno de estos aspectos que hemos visto nos daría un gran mural con diferentes tonalidades según la persona, más presencia de rosa o más presencia de azul.

Hoy en día, lo que nos encontramos es que el mandato de rosa-femenino vs. azul-masculino está dejando paso a una mayor diversidad en los roles lo cual a su vez es una expresión de la apertura y flexibilización. Esto permite hacer una revisión de las exigencias y expectativas de género en un avance hacia la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres así como un cuestionamiento social y personal del machismo en sus diferentes expresiones.

La infancia

En la infancia es importante transmitir que los roles y las maneras de sentirse persona son muchas y variadas. Es importante que sientan nuestra aceptación en su particular modo de ser y que puedan expresarse fuera de roles rígidos y exigentes expectativas que les impiden sentir seguridad y desarrollar una autoestima saludable. Si observamos que en edades tempranas se besan o tocan es importante no dotar de significados adultos a expresiones que en un período infantil, no están cargadas de las intenciones que pueden tener cuando son manifestadas por una persona adulta.

La adolescencia

En la adolescencia se producen grandes cambios a nivel físico, afectivo, relacional e identitario. En esta edad el deseo de intimidad y privacidad es mayor; también se establecen nuevas normas y límites que permiten tomar una mayor responsabilidad sobre sus propias vidas y sus relaciones. Son momentos en los que se asimilan muchos cambios y el grupo de iguales, así como las primeras relaciones eróticas, toman presencia. Hay veces que por vergüenza o miedo es difícil expresarse y defender lo que se siente ante otras persona. Por ello es importante haber construído en casa, un espacio de comunicación y confianza que nos permita ofrecer apoyo en momentos complejos.

Durante toda la crianza es importante que como figuras adultas seamos los más coherentes posible con los mensajes que lanzamos. Parte de nuestra responsabilidad es cuestionarnos los roles rígidos que reproducimos, apoyar, dar seguridad en la manera de sentirse y definirse de nuestros hijos e hijas, a la vez que hacemos una valoración positiva de la diversidad. Aún así si las situaciones se agrava,  es importante contar con apoyo profesional de la psicoterapia familiar o individual. Esto nos permitirá entender la complejidad de las situaciones y encontrar salidas creativas.

Belén Pizarro, especialista en apoyo psicológico a familias LGTB

Belén Pizarro en Masquemedicos

Belén Pizarro

Belén Pizarro

Belén Pizarro es Psicóloga en Madrid egresada de la Universidad Autónoma de Madrid. Especialzada en Terapia Gestalt. Cuenta con Máster en Terapia Sistémica, Terapia de pareja y familias, y también en Psicología social.
Ha realizado Posgrado en Arteterapia en Educación y Salud, y posee más de 15 años de experiencia como psicoterapeuta, desde una perspectiva humanista e integradora.
Belén Pizarro

Latest posts by Belén Pizarro (see all)

Artículos relacionados

Belén Pizarro

Belén Pizarro es Psicóloga en Madrid egresada de la Universidad Autónoma de Madrid. Especialzada en Terapia Gestalt. Cuenta con Máster en Terapia Sistémica, Terapia de pareja y familias, y también en Psicología social. Ha realizado Posgrado en Arteterapia en Educación y Salud, y posee más de 15 años de experiencia como psicoterapeuta, desde una perspectiva humanista e integradora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *