¿Por qué te harías un trasplante de bigote?

Los tipos de trasplantes de pelo más habituales en la cara son los de perilla y bigote. Con menor frecuencia, se implanta pelo también en otras zonas como son la barba, las patillas o la mejilla.

¿Cuáles son las causas para realizar un trasplante de bigote?

Actualmente, las causas por las que se realizan trasplantes de bigote son las siguientes:

  1. Reparación de cicatrices (post-cirugía, las secuelas del acné, quemaduras, accidentes…).

  2. Ocultar zonas en las que falta pelo debido al uso del láser, por razones genéticas, etc.

  3. Obtener una densidad más gruesa del pelo existente.

Trasplante de bigote

¿Cómo es el trasplante de pelo facial?

Dependiendo del tamaño de la zona a cubrir el número de injertos varía. Por ejemplo en unas patillas se necesitan entre 200 y 250 injertos por cada lado, mientras que un bigote requiere de 300 a 600 injertos. En una mejilla o barba en cambio, se precisará entre 300-700 injertos por cada lado, dependiendo de la densidad deseada y el tamaño de la zona a cubrir.

La duración de la intervención oscilará entre las dos y las cinco horas en función de cada caso y la variación de los factores anteriormente mencionados. En ciertos casos, para llegar a obtener la densidad deseada será imprescindible una segunda sesión.

El procedimiento de este tipo de trasplante de vello facial consta de una serie de reglas

  1. Con el fin de disminuir al máximo las cicatrices en las zonas de mayor visibilidad los cortes se deberán de realizar con punches de 0,7-0,8 mm. Asimismo, deberán realizarse en una dirección correcta y con un ángulo exacto.

  1. Dependiendo de las áreas, la largura del corte deberá de ser de poco más de un centímetro para obtener la dirección deseada.

  1. En comparación con el pelo de la cabeza, el cual crece en familias reducidas y tiene un porcentaje alto de crecimiento, el vello del bigote y de la barba presenta otras características. Crece de manera separada y comprende en cada folículo un solo pelo. Por esta razón, los injertos deberán de ser de 1 o 2 cabellos a lo sumo.

¿Qué técnicas se utilizan para este tipo de trasplante?

  • La técnica FUSS, también llamada técnica de la tira.

  • La técnica FUE, más innovadora, la cual impide la aparición en la zona donante de la cicatriz rectilínea. Sin embargo, resultará obligatorio afeitar la zona para conseguir los injertos.

Ambas técnicas son perfectamente válidas. En la segunda semana posterior a haber realizado el trasplante, el pelo implantado suele caer y al tercer mes comenzará la fase de crecimiento. Los resultados que se obtienen en un trasplante de bigote son extraordinarios y los injertos que se trasplantan son duraderos.

Instituto del Pelo Vila-Rovira

Instituto del Pelo Vila-Rovira en Masquemedicos

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *