Aumento de mentón con grasa corporal propia

5/5 - (1 voto)
El injerto de grasa se ha convertido en la piedra angular de los tratamientos de rejuvenecimiento facial sin cirugía. Aunque el procedimiento no suena demasiado atractivo de primeras, los beneficios son innumerables.

El tratamiento se inicia con la extracción estéril (limpia) de la grasa de aquellas zonas en las que existe un exceso de la misma (vientre, muslos, glúteos, flancos…). La grasa se extrae de manera suave empleando cánulas finas que permiten aspirarla sin que las células sufran.

Una vez cosechada, la grasa se filtra o centrifuga para eliminar impurezas no deseadas (como la sangre, la lidocaína o las células grasas lisadas).

Una vez que la hemos tratado, la grasa, se transfiere a diminutas jeringas de 1 ml que se emplean para insertarla en la zona a tratar a partir de una cánula sin filo de 1 mm. Esta cánula posibilita que los tejidos faciales no se dañen de ninguna manera. La transferencia de grasa se realiza con micro-gotas para que los resultados sean más duraderos.

¿Cómo actúa la transferencia de grasa en el mentón?

El mentón proporciona equilibrio y armonía al rostro. Conforme vamos envejeciendo la mandíbula va perdiendo volumen, se ahueca y desdibuja. En algunos casos ese debilitamiento del perfil mandibular –a lo que se conoce como mentón retraído- se aprecia desde la juventud.

Con el injerto selectivo de grasa propia en puntos previamente seleccionados de la barbilla, se puede rejuvenecer la cara de forma más natural y mejorar la armonía de las facciones.

Al colocar la grasa a lo largo de la línea de mandíbula y en el área del mentón se mejora su proyección. Ahora bien, cuando el paciente cuenta con un mentón excesivamente retraído habrá que apostar por colocar un implante en la zona, complementándolo con el injerto de grasa.

Hay que tener en cuenta que existen tres técnicas para aumentar el mentón que, a menudo, son complementarias:

  • Injertos de grasa.
  • Rellenos inyectables.
  • Implantes.

Un implante de mentón proporciona una mayor proyección que la que se puede conseguir con un injerto de grasa. Sin embargo, con el injerto de grasa se pueden conseguir resultados maravillosos. El implante puede modificar completamente el aspecto del paciente. Cada caso es un mundo y debe ser el cirujano el que lo evalúe pormenorizadamente.

¿Cómo es la recuperación del lipofilling en la barbilla o mentón?

Los efectos secundarios del aumento de mentón con transferencia de grasa son leves. Pueden notarse ligeras molestias en la zona y aparecer moretones e hinchazón que desaparecen a los 5/10 días.

Hay que tener en cuenta que hay que curar tanto el lugar en el que se realizó la inyección de la grasa, como la zona corporal de donde se extrajo.

La mayoría de los pacientes pueden volver al trabajo en 2 días y reanudar sus actividades normales transcurrida una semana. El tiempo de cicatrización es muy rápido, y variará según el alcance del procedimiento de liposucción.

¿Cuánto tiempo dura el injerto de grasa?

Si el injerto de grasa se realiza por manos expertas no solo puede durar para toda la vida, si no que puede ir mejorando con el paso del tiempo.

Esto se debe a que el suministro de sangre a la grasa va aumentando con el paso de los días, las semanas y los meses. El volumen de grasa retenido puede ser permanente a los tres meses.

Saber más sobre el lipofilling facial en www.drterren.com
Dr. Terrén en Masquemedicos

Dr. Julio Terrén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *