Complicaciones tras el aumento de pecho: desplazamiento y rotura de implantes

El aumento de pecho es una de las intervenciones más seguras dentro del campo de la cirugía plástica. Las prótesis son cada vez mejores, las técnicas están cada vez más depuradas y los materiales empleados mejoran día a día. Ahora bien, como toda intervención quirúrgica conlleva sus riesgos.

Puede ocurrir que tras un aumento de pecho se produzca una rotura, una contractura, una deflación o un desplazamiento del implante mamario. Eso sí, hay que tener muy claro que los beneficios potenciales que ofrece la intervención superan por goleada a las posibles complicaciones que son mínimas y muy poco comunes.

¿Qué es y por qué se produce el desplazamiento del implante mamario?

Cuando se realiza un aumento de pecho el cirujano crea un “hueco” o “bolsillo” donde se coloca el implante mamario. Una vez que se ha situado la prótesis mamaria pueden producirse modificaciones en ese espacio, ensanchándose hacia los lados o de arriba abajo. En otras ocasiones se puede producir una rotación del implante en el hueco creado, cambiando totalmente la forma de la mama

Los desplazamientos de la prótesis pueden producirse cuando la paciente cuenta con unos tejidos mamarios laxos, que pueden desencadenar en el ensanchamiento del bolsillo en el que se aloja el implante. En otras ocasiones el desplazamiento se produce por utilizar un implante demasiado pesado, o porque el bolsillo creado es demasiado grande en comparación con el tamaño de la prótesis. En ocasiones, puede acumularse líquido en el hueco mamario, lo que también puede deformar la zona.

También puede suceder que la paciente no haya seguido las instrucciones del cirujano durante el proceso de recuperación y se haya precipitado a la hora de volver a la actividad normal, impidiendo la correcta fijación del implante a los tejidos mamarios que lo rodean.

¿Cómo solucionar un desplazamiento del implante mamario?

La corrección del desplazamiento de la prótesis mamaria supone el 10 % de las intervenciones secundarias de pecho.

Un desplazamiento mamario es fácil de reconocer, ya que la paciente sentirá que la prótesis está como suelta, con una movilidad excesiva. Cuando el desplazamiento del implante es excesivo se pueden producir deformaciones en el pecho.

No hay que confundir el desplazamiento del implante mamario con un pecho blando y laxo, en el que el implante acompaña al movimiento de la propia mama.

Para solucionar el problema el cirujano debe volver a ajustar el bolsillo al tamaño de la prótesis, para poder ubicarla en una posición natural. Se trata de una intervención sencilla, que en la mayoría de las ocasiones puede realizarse de forma ambulatoria.

Rotura del implante mamario

Pese a que las prótesis mamarias de última generación son cada vez más seguras y se elaboran con mejores materiales, todavía existe un pequeño porcentaje de rotura. No existe una prótesis que garantice al 100% la durabilidad para toda la vida. Eso sí, ese porcentaje de rotura no supera el 3,5% pasados los diez años de la intervención.

Las causas de una posible rotura son diversas: lugar de colocación del implante, tipo de relleno empleado, calidad del material empleado, envejecimiento del implante, traumatismo…

Cuando se rompe un implante salino la prótesis se desinfla y la solución salina se escapa del bolsillo. El agua salada que compone el implante es absorbida por las células del cuerpo y no ofrece contraindicaciones ni problemas médicos asociados, ya que su composición es similar a la concentración de agua y sal del cuerpo humano. Este tipo de rotura se aprecia desde el primer momento ya que la mama pierde su volumen. La rotura del implante salino se debe a desgarros en su envoltura externa.

En cambio, si se rompe un implante de silicona el gel puede permanecer dentro del bolsillo creado para insertar la prótesis (rotura intracapsular), o escaparse de la zona del pecho provocando bultos en la pared torácica, el brazo, el abdomen… a esto se le llama rotura extracapsular.

¿Cómo se soluciona la rotura?

Cuando se rompe un implante de silicona lo que se realiza es retirar el implante mamario y reemplazarlo por otro, retirando los restos de silicona que hayan quedado esparcidos por el bolsillo creado en la mama o por el organismo. Los implantes pueden cambiarse empleando la incisión original.

Aunque la rotura se haya producido en uno de los implantes, a menudo se cambian las prótesis de ambos pechos para lograr un resultado más simétrico.

Con los implantes salinos sucede algo similar, se vuelve a insertar en la mama el implante sin líquido y se rellena hasta alcanzar el tamaño deseado. Cuando se consigue la forma, el volumen y el tamaño deseado se retira el tubo de llenado y se sella el implante.

Dr. Julio Terrén: especialista en desplazamiento de implantes

Dr. Terrén en Masquemedicos

Dr. Julio Terrén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *