¿Qué puedo conseguir con una cirugía de nariz?

Debido a su posición en la estructura ósea de la cara la nariz es uno de los rasgos faciales más importantes a la hora de determinar la belleza y la armonía facial.

La cirugía de la nariz, técnicamente conocida con el nombre de rinoplastia (término surgido de la unión del vocablo griego rhinós, nariz y del adjetivo griego plastós, formado, modelado), es una intervención destinada a producir cambios en la estructura, el aspecto y la función de la nariz.

No podemos decir que exista un tipo universal de rinoplastia que cubra las necesidades de todos los pacientes. La cirugía de la nariz es una intervención que se diseña para cada paciente de manera personal, en función de sus necesidades y de los problemas o defectos que deban tratarse.

No hay dos casos iguales. Lo que para un paciente puede ser un éxito para otro puede resultar un auténtico desastre. Para poder definir el procedimiento más adecuado hay que valorar la calidad de la piel, la morfología y las posibilidades médicas de cada paciente.

No es lo mismo tratar la desviación del tabique nasal para mejorar la respiración a partir de la corrección de las alteraciones de la vía aérea nasal (septoplastia), que tratar defectos de nacimiento, lesiones nasales, problemas de ronquidos o temas estéticos como la modificación de la forma de la punta de la nariz, el limado del caballete o giba nasal, el estrechamiento de la anchura de las alas nasales, la modificación de la anchura en el puente nasal o la variación del ángulo entre la nariz y el labio superior.

Como podemos comprobar, la rinoplastia es una intervención que va más allá de la estética; tiene una variante funcional cuyo objetivo es devolver a la nariz esa pérdida de estructura y de función. Eso sí, ya sea una rinoplastia por motivos estéticos o de salud lo fundamental es respetar la personalidad de la cara.

Características de la Rinoplastia, Septoplastia y Septorrinoplastia

Ahora bien, si hablamos de las “pautas clave” a la hora de realizar una rinoplastia podemos destacar las siguientes:

  • Las incisiones suelen realizarse por dentro de la nariz, o disimularse en lugares poco visibles para el ojo humano si se realiza una rinoplastia abierta.
  • Se emplea anestesia general, dependiendo de la complejidad de la cirugía y de las preferencias del cirujano plástico.
  • El tiempo de la intervención suele ser de 1 a 2 horas.
  • El paciente permanecerá en el hospital por un período mínimo de 6-8 horas tras la intervención.
  • Es necesario llevar una férula nasal por espacio de 7 días. El paciente puede apreciar el cambio en su nariz al retirarla. Eso sí, el resultado definitivo se alcanza a los 2-3 meses.
  • La mayoría de los pacientes pueden reincorporarse al trabajo en un plazo aproximado de 10 días. Sin embargo, no deberán realizarse actividades físicas hasta que no pasen algunas semanas más.

Rinomodelación o rinoplastia sin cirugía

En los últimos tiempos ha ido ganado en popularidad la conocida como rinoplastia sin cirugía o Rinolook. Se trata de un procedimiento de medicina estética poco invasivo que permite mejorar el aspecto de la nariz sin pasar por el quirófano.

El tratamiento consiste en la inyección directamente sobre la nariz de un relleno realizado a base de ácido hialurónico o Radiesse (Hidroxiapatita cálcica) que permite disimular jorobas y hundimientos en el perfil de la nariz, modificar la punta, corregir el dorso nasal, lograr una nariz más recta… también se suele emplear para tratar una nariz previamente operada corrigiendo secuelas antiestéticas.

Los rellenos dérmicos son naturales, invisibles al tacto y biocompatibles. Para su aplicación no es necesario aplicar anestesia. El tratamiento requiere de dos a tres sesiones. No existe proceso de recuperación, el paciente puede hacer vida normal tras salir de la consulta.

Ahora bien, estos rellenos no funcionan si queremos tratar problemas respiratorios, o cuando se pretende reducir el tamaño de la nariz, ahí es necesaria la rinoplastia. Eso sí, el Rinolook puede actuar como técnica complementaria de una rinoplastia quirúrgica.

Al emplear rellenos dérmicos los resultados del Rinolook no son permanentes, a diferencia de lo que sucede con cirugía, por lo que, si la paciente no está conforme con los efectos del tratamiento, éstos desaparecerán con el paso del tiempo.

Dr. Julio Puig: especialista en rinoplastias en Valencia y Gandía
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *