5 consejos tras una fractura de cadera

5/5 - (1 voto)

La fractura de cadera es una lesión grave, las complicaciones que aparecen a partir de esta pueden poner el riesgo la vida del paciente.

A medida que envejecemos el riesgo de sufrir una fractura de cadera es mayor, los huesos se debilitan con el paso de los años. Además, otros problemas que también aparecen con la edad, como el uso de diferentes medicaciones, dificultades en la visión, o problemas de equilibrio hacen que seamos más propensos a caer, siendo las caídas una de las principales causas de las fracturas de cadera.

En la mayoría de los casos, al producirse una fractura de cadera, será necesario una reparación o reemplazo quirúrgico, y luego rehabilitación con fisioterapia.

Síntomas de la fractura de cadera

  • Incapacidad para levantarse o caminar.
  • Dolor en la zona de la ingle o la cadera.
  • Incapacidad para levantar peso sobre la pierna, en la lado de la cadera donde se ha producido la lesión.
  • Inflamación y hematomas en la cadera y alrededores.
  • En el lado de la cadera que está lesionada, la pierna se perciba más corta.
  • También en el lado lesionado de la cadera, se produce un giro de la pierna.

Causas de la fractura de cadera

Los impactos graves son la principal causa de las fracturas de cadera, estos pueden producirse por ejemplo, por un accidente de coche.

Las fracturas de cadera en las personas de la tercera edad, son consecuencia generalmente de una caída.

En las personas más débiles, esta fractura puede producirse incluso simplemente al girar estando de pie.

Instrucciones al paciente tras fractura de cadera

Al sufrir una fractura de cadera, el tratamiento a seguir por supuesto dependerá de las recomendaciones del equipo médico que evalúe el caso.

Es importante que el paciente siga estas instrucciones:

  • Si no ha quedado claro el tratamiento a seguir, ya sea ortopédico o quirúrgico, así como los riesgos que este supondría, es necesario consultar al médico, hasta que no queden dudas.
  • La postura es muy importante en el proceso de recuperación. Primero en decúbito supino, después (en cuanto se pueda) en posición de semisentado y enseguida de sentado. Cuando la fractura sea estable, se iniciará la posición de bidepestación.
  • Deben haber contracciones isométricas de los músculos de la pelvis, muslo y pierna, muchas veces al día.
  • Se recomienda cambiar la postura frecuentemente para modificar las zonas de apoyo, evitando así la aparición de úlceras.
  • También se deben movilizar las articulaciones no lesionadas de manera pasiva y activa.
  • No siempre se recomienda rehabilitación tras la cirugía. Desde nuestra experiencia de 20 años, los pacientes que han iniciado rehabilitación temprana tras la cirugía de cadera, han recuperado la funcionalidad mucho antes, con menos dolor y tienen mayor calidad de vida.

Es importante recordar que se trata de una lesión grave, que puede comprometer la vida del paciente, ante síntomas que hagan sospechar de la existencia de este tipo de lesión, es necesario acudir al médico para su inmediata evaluación.

Bibliografía: José María Arribas Blanco, Cirugía Menor y procedimientos en Medicina de Familia

Sportsalud. Centro de Actividad Física y Salud

Sportsalud en Masquemedicos

Sportsalud Centro de Actividad Física y Salud
Últimas entradas de Sportsalud Centro de Actividad Física y Salud (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *