Blefaroespasmo. Síntomas, causas y tratamiento

El blefaroespasmo es una enfermedad rara que produce la contracción del músculo orbicular, que es el encargado de cerrar los párpados; de forma espasmódica, repetitiva e involuntaria, provocando posturas y movimientos anormales. También se ven involucrados los músculos de la ceja y la frente.

Es importante diferenciar el blefaroespasmo de otros problemas oculares con los que se suele confundir, tales como tic en los ojos, mioquimias orbiculares (temblores de los párpados causadas por contracciones de la musculatura orbicular), y espasmo hemifacial (movimiento involuntario de un lado de la cara).

Síntomas del blefaroespasmo

  • Parpadeo incontrolable en el inicio.
  • Cierre de los ojos de forma involuntaria. En algunos casos la visión disminuye ya que la persona no es capaz de abrir los ojos
  • Sensibilidad de la luz
  • Sequedad ocular

Estos síntomas son eventuales al principio, pero a medida que la enfermedad avanza, se hacen más frecuentes.

Los síntomas pueden aparecer de forma repentina en cualquier momento, provocando dificultades para realizar las actividades diarias.

¿Por qué aparece el blefaroespasmo?

El blefaroespasmo puede estar causado por una alteración del sistema nervioso central, así como por la falta de lubricación de la superficie del ojo, por lo que el parpadeo aumenta significativamente.

También puede aparecer como efecto secundario de algún medicamento.

¿Es posible prevenirlo?

Esta enfermedad no se puede prevenir, pero es imprescindible una detección precoz de la misma, ya que sus síntomas pueden confundirse y restarle gravedad.

En muchos casos los síntomas son asociados a un problema ocular, cuando en realidad se trata de un problema neurològico.

Además, si la distonía aparece durante la infancia, puede extenderse a otros grupos de músculos. Por eso es importante tratarlo cuanto antes.

Tratamiento del blefaroespasmo

El blefaroespasmo puede tratarse mediante el uso de gafas de sol que protejan los ojos, gotas lubricantes e incluso mediante la aplicación de toxina botulínica, que se inyecta en los músculos para conseguir relajarlos.

En algunos casos es necesario recurrir a una intervención quirúrgica conocida como miectomía o orbiculectomía, en la que se extirpa de manera parcial o total los músculos que se encargan de cerrar los ojos, especialmente los músculos orbiculares..

El tratamiento debe ser indicado por un especialista en oftalmología tras analizar las características de cada paciente.

Instituto Oftalmológico Tres Torres

Instituto Oftalmológico Tres Torres en Masquemedicos

Instituto Oftalmológico Tres Torres
Últimas entradas de Instituto Oftalmológico Tres Torres (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *