Diagnóstico diferencial en trastornos mentales. Reto para psiquiatras y psicólogos

El diagnóstico diferencial entre diferentes trastornos mentales es un reto tanto para los médicos especialistas en psiquiatría como para los psicólogos. No pocas veces ocurre que un paciente termina siendo tratado de un modo incorrecto debido a no haber realizado un diagnóstico correcto. Tal es el caso que a continuación describo, de un modo sencillo y didáctico.
No pretendo detallar el abordaje del Trastorno Límite de la Personalidad, sino que intento volcar unas reflexiones al respecto del diagnóstico diferencial de esta patología con otras, como es el caso de la agorafobia.

Diagnóstico diferencial de trastorno límite de personalidad o TLP y agorafobia

El trastorno límite de la personalidad o TLP hay que estudiarlo y diagnosticarlo con cuidado, no estamos seguros hasta que no vemos al paciente y constatamos diferentes aspectos psicológicos, de comportamiento etcétera. En todo caso el ser humano es mucho más que un conjunto de nombres de patologías. En mi caso al ser médico especialista en psiquiatría y psicólogo, abordo este trastorno desde ambas perspectivas.

En algunos casos es importante realizar un diagnóstico diferencial y comprobar si coexisten otras patologías. A modo de ejemplo algunos pacientes son diagnosticadas también de agorafobia.

En este segundo caso, se trata de un trastorno de ansiedad, que finalmente hace mucho daño a la persona porque, entre otras cosas, le retira de su entorno y le lleva, por decirlo de algún modo, a un ” auto encarcelamiento “. Entonces la autoestima merma y en no pocos casos puede aparecer un trastorno depresivo.

No obstante tiene un buen pronóstico y un buen abordaje tanto farmacológico como psicoterapéutico.

Aún así vuelvo a reiterar que las personas no estamos formadas por compartimentos estancos sino que somos un todo (como se suele decir bio-psico-social).

En general, los antidepresivos y los ansiolíticos van muy bien en la agorafobia e incluso en algunos aspectos del trastorno límite de la personalidad.

Pero hay que tomar en cuenta que hay diferentes tipos de ansiolíticos, diferentes tipos de antidepresivos, diferentes dosis, etc.

Así pues como psiquiatra y psicólogo que ejerzo en Madrid, sugeriría que se revisen todos estos aspectos y lógicamente, contextualizarlos en cada paciente.

La personalidad en definitiva son un conjunto de rasgos, por decirlo de un modo sencillo, algunos de los cuales a veces se desarrollan en exceso y otros no llegan a tener el desarrollo suficiente.

Por último quiero recalcar que el empatizar con el paciente, conocerle en profundidad, y que él a su vez tenga confianza y crea en la posibilidad de un cambio, son elementos fundamentales a la hora de conjuntar un tratamiento farmacológico si es necesario, con un tratamiento psicológico.

No obstante obviamente es relativamente sencillo distinguir entre un Trastorno Límite de la Personalidad y la agorafobia. Lo que ocurre es que el Trastorno Límite de la Personalidad es muy polimorfo y en no pocas ocasiones se acompaña de trastornos de ansiedad y en algunos casos de agorafobia. El otro conjunto de síntomas que tiene el TLP, nos permitirán, bien estudiados, hacer un diagnóstico de certeza y un tratamiento acomodado al paciente y a la patología que padece.

José Salvador, psiquiatra y psicólogo en Masquemedicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *