Frena el envejecimiento facial con el Botox y los rellenos dérmicos

El envejecimiento facial es un proceso inexorable, nadie puede librarse de él, detenerlo y/o evitarlo. Con el paso de los años la piel va perdiendo firmeza, brillo y elasticidad, el colágeno se agota, se van debilitando las fibras de elastina, los gestos y las expresiones se marcan más en la cara, aparecen líneas de expresión y arrugas en las mejillas, las cejas, la frente…

Pero existen tratamientos estéticos que pueden paliar sus efectos y devolver al rostro la vitalidad de antaño.

Ahora bien, los profesionales del ámbito de la estética siempre decimos que la prevención es el mejor tratamiento. Es bastante obvio que no tiene la misma calidad de piel una persona que no se haya cuidado nunca, que otra que haya seguido buenas prácticas de limpieza, hidratación y protección del rostro.

Seguir unos buenos hábitos higiénicos y de cuidado de la piel pueden evitar problemas mayores:

  • Hay que hidratar la piel regularmente.
  • Realizarse una limpieza diaria.
  • Realizarse, al menos, una exfoliación semanal.
  • Lavarse la piel con productos adecuados y con suavidad.
  • Protegerse correctamente del sol.
  • No acostarse con maquillaje en el rostro.
  • No abusar del alcohol, ya que beber dilata los vasos sanguíneos.
  • No abusar del tabaco, ya que el humo acelera el envejecimiento marcando las arrugas, dañando el colágeno y la elastina…
  • Alimentarse correctamente.
  • Descansar el tiempo necesario.
  • Tratar de reducir el estrés.

Ahora bien, una vez que los problemas son más evidentes no queda otra opción que recurrir a los tratamientos estéticos, como pueden ser el Botox o los rellenos dérmicos.

Botox y los rellenos dérmicos

El Botox es una toxina que procede de una bacteria llamada “clostridium botulinum”. Pero no hay que tenerle miedo. La potente neurotoxina se utiliza desde hace más de 35 años con grandes resultados y es segura cuando se aísla en los músculos de la cara, ya que se utiliza en cantidades ínfimas.

El Botox se inyecta debajo de la piel y actúa directamente sobre los músculos y los nervios de la cara, paralizando y debilitando su movilidad. De esta manera se atenúan las arrugas dinámicas y las líneas de expresión.

Es un tratamiento ambulatorio, seguro, sencillo, rápido (solo se tarda en administrarlo entre 5 y 10 minutos), y temporal, es decir, los resultados no son permanentes. Se puede realizar una sesión y no repetir el tratamiento si no se desea o si no te gustan los resultados, ya que la piel vuelve a su posición y forma original con el paso del tiempo.

Los resultados tras aplicar Botox son inmediatos y los efectos secundarios son escasos (pérdida temporal de la expresión facial) y nada persistentes.

Rellenos faciales: ácido hialurónico, Ellansé

Los rellenos dérmicos, por su parte, no actúan sobre los músculos como el Botox, se centran en restaurar la capa dérmica de la piel, rellenándola y dotando del volumen perdido a todo tipo de depresiones cutáneas como pueden ser las arrugas, los pliegues o las cicatrices.

Rellenos de ácido hialurónico

Uno de los tratamientos más comunes es el relleno con ácido hialurónico.

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de forma natural en el cuerpo humano y que ayuda a hidratar y dar volumen a la piel.

Con el paso del tiempo la producción de esta sustancia disminuye, lo que debilita la piel. Para aplicar el tratamiento se utilizan micro-inyecciones sobre las áreas definidas previamente. El objetivo es reponer el ácido hialurónico perdido, además de devolver el volumen en diferentes áreas y remodelar formas. También sirve para rellenar surcos y arrugas.

Relleno biocompatible Ellansé

Existen otros productos de relleno como Ellansé que, gracias a su composición, es totalmente biocompatible y biodegradable.

Actúa como bioestimulador, ayudando a generar y reponer el colágeno propio y mejorar las reservas naturales, consiguiendo un rostro con un aspecto fresco y juvenil, con unos resultados duraderos y naturales.

Se inyecta directamente en la zona a tratar. El tratamiento dura aproximadamente 30 minutos y es ambulatorio. Los resultados se pueden ver de manera inmediata y duran entre 1 y 4 años.

También existen otros procedimientos como las mesoterapias faciales que emplean nutrientes inyectables para hidratar, reestructurar y devolver la luminosidad y la firmeza a la piel.

Dr. Julio Puig: especialista en rellenos con ácido hialurónico
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *