Medicina regenerativa: tratamientos para el antienvejecimiento

La medicina regenerativa es la especialidad médica que se dedicada a la reparación, al reemplazo y a la regeneración de células, tejidos y órganos. Su objetivo principal es el de restaurar la función perdida, ya sea como consecuencia de lesiones, fruto del envejecimiento o por motivos congénitos.

Cuando hablamos de rejuvenecimiento nos referimos a la capacidad natural que tiene el cuerpo para curarse a sí mismo. El reemplazo hace referencia al proceso de extraer ingredientes clave del cuerpo para activar los factores naturales de curación y aplicarlos en diferentes áreas del organismo. Con el reemplazo se pueden reducir cicatrices, mejorar la curación y la inflamación…

La regeneración, en cambio, consiste en aplicar en tejidos u órganos tipos específicos de células o productos celulares para restablecer su función. Estas células pueden extraerse de la médula ósea, la grasa o la sangre.

Tratamientos antienvejecimiento: ozonoterapia, oxigenoterapia y terapia endovenosa

Oxigenoterapia y ozonoterapia

Consiste en la aplicación de pequeñas cantidades de oxigeno u ozono por vía endovenosa, junto a medicamentos de origen natural, homeopático… y complementos nutricionales, con el fin de limpiar nuestro organismo de radicales libres y depósitos patológicos.

Con este tratamiento también se consiguen elevar las defensas del sistema inmunológico y se equilibran y regulan las funciones orgánicas.

Terapia endovenosa

Complementario a la detoxificación del organismo, la terapia endovenosa se ha convertido en una alternativa farmacológica natural a los tratamientos que luchan contra el envejecimiento.

Consiste en administrar, por vía endovenosa, vitaminas, minerales y oligoelementos en las cantidades correctas para revertir el envejecimiento, elevar las defensas del sistema inmunológico, regular el metabolismo y la función hormonal…

Por ejemplo, la vitamina D permite mejorar la condición ósea, mientras que la vitamina C ayuda a prevenir infecciones y reduce la activación de células cancerígenas, aumentando las defensas del sistema inmune.

Estos compuestos, además, estimulan la formación de colágeno en el organismo, lo que ayuda a combatir el envejecimiento prematuro, ya que se mantienen las membranas y las estructuras celularesen buenas condiciones, aumentando el proceso regenerador de las células.

Tratamientos anti aging con plasma autólogo (PRP) y células madre

El objetivo de estos tratamientos es buscar una regeneración celular, tisular y orgánica.

Plasma autólogo

El plasma se extrae de las plaquetas presentes en la sangre del propio mediante centrifugación. Una vez tratada y centrifugada, la sangre se reinyecta en la zona a tratar (solo la parte que contiene una alta concentración de plaquetas).

Se emplea tanto para fines estéticos (arrugas, contornos, rejuvenecimiento de la piel…) como para tratar patologías articulares, lesiones musculares, cicatrización de heridas, úlceras… ya que favorece la regeneración de los tejidos a todos los niveles.

Los tratamientos de medicina estética con plasma autólogo rico en factores de crecimiento, incrementan el grosor del estrato dérmico en todo tipo de pieles, aumentan significativamente la producción de ácido hialurónico endógeno, remodelan la dermis y posibilitan unos resultados sostenidos en el tiempo, ya que la liberación de factores de crecimiento se produce de forma gradual.
Es un tratamiento que está especialmente indicado para aquellos pacientes que buscan resultados naturales y que no desean inyectarse sustancias como la toxina botulínica o el ácido hialurónico.

Células madre

La grasa del cuerpo del propio paciente es la fuente más rica para conseguir células madre adultas, ya que en ella se encuentran millones de estas células. También están muy presentes en la médula ósea.

Las células madre mesenquimales provenientes del tejido graso, han mostrado ser una de las herramientas más eficaces que tiene el cuerpo para la auto-reparación, ya que son capaces de transformarse en otros tipos de células y reparar tejidos y órganos.

Las células mesenquimales se obtienen de la grasa o de la médula ósea por medio de métodos mecánicos y enzimáticos. Una vez obtenidas, se activan y aplican mediante inyecciones e implante junto con los factores de crecimiento del plasma rico en plaquetas en la zona receptora.

Se trata de un procedimiento ambulatorio y mínimamente invasivo que dura entre tres y cuatro horas, normalmente sin complicaciones ni efectos secundarios.

Siloé Clínic, expertos en tratamientos con células madre

Siloé Clínic en Masquemedicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *