Operación de reducción mamaria paso a paso

5/5 - (1 voto)

Muchas mujeres desean aumentar el tamaño de sus senos, mientras que otras lo que buscan y necesitan es reducirlo. El exceso del tamaño de los pechos puede ser causante de graves problemas de salud.

Tener mucho pecho puede hacer que algunas mujeres se sientan acomplejadas a nivel estético, además esto provoca problemas de salud como dolores de espalda, marcas en los hombros por el uso del sujetador, o irritaciones en la piel por el exceso de tejido.

La solución para este problema es la cirugía estética, específicamente la reducción de pecho. Sigue leyendo, porque explicamos paso a paso en que consiste esta intervención.

Cirugía para la reducción del tamaño de los senos

Esta intervención permite reducir el tamaño de los pechos y eliminar para siempre el exceso de forma y volumen.

La extirpación del tejido adiposo y piel, que cubre toda la zona de la mama, se lleva a cabo de la mano de un cirujano especializado. De esta forma es posible lograr un pecho más ligero, firme y acorde con las proporciones del cuerpo de la paciente.

Durante la intervención también es posible reducir el tamaño de la areola, si así lo desea la paciente.

Generalmente, se retiran entre 300-500 gramos de cada pecho. En algunos casos se puede eliminar hasta un kilogramo.

Cuando el exceso de pecho está relacionado con un aumento de peso, antes de realizar la cirugía de reducción de senos, es recomendable que la paciente pierda peso, con alguno de los diferentes programas de nutrición diseñados específicamente para este fin.

Esta cirugía es más compleja que la mamoplastia con implantes mamarios. La recuperación es más lenta y se requieren una serie de cuidados específicos que deben realizarse al pie de la letra.

¿Para quién está indicada esta cirugía?

Cualquier mujer que desee disminuir el exceso de grasa en sus senos y mejorar el descolgamiento o proyección de los mismos, es candidata para esta intervención.

Puede llevarse a cabo en pacientes mayores de edad, en cualquier época del año. Por supuesto, siempre tras la valoración de un equipo médico cualificado.

¿Cuándo es necesario someterse a esta intervención?

Tomar esta decisión puede ser difícil, los miedos y la incertidumbre ante el resultado que se obtendrá siempre juegan en contra, y dar el paso se hace más complicado. Sin embargo, las molestias y dolores causados por un exceso de pecho, son las principales causas que llevan a las mujeres con este problema, a realizarse una mamoplastia de reducción.

Quienes presentan un exceso de tejido mamario sufre dolores en el cuello y la espalda. Además de erupciones e irritación bajo los senos, especialmente durante las épocas de calor.

También pueden aparecer quistes en las mamas e incluso el desarrollo de algunos problemas respiratorios.

La mamoplastia de reducción ayuda a mejorar el bienestar y calidad de vida de la paciente que tiene un problema con el tamaño de sus pechos, que no solo provoca molestias físicas, sino también complejos por la desproporción de esta parte de su cuerpo, dificultad para realizar ciertas actividades, e incluso, poder encontrar ropa de su talla.

Para determinar si es necesario recurrir a esta intervención, es imprescindible la valoración de un equipo médico especializado en el tema, que realizará un estudio en profundidad del tipo de pecho de la paciente y le explicarán todo el proceso, así como los resultados que puede conseguir.

Clínicas Dorsia, expertos en Medicina y Cirugía Estética

Clínicas Dorsia en Masquemedicos

Clínicas Dorsia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.