Todo lo que necesitas saber sobre la cirugía de orejas

Las orejas prominentes afectan, aproximadamente, al 1-2 % de la población mundial. Esta malformación se caracteriza por el despegamiento de uno o de ambos pabellones auriculares, que ven incrementada su separación de la cabeza creando un ángulo más prominente, lo que aumenta la visibilidad de las mismas.

¿Por qué se producen las orejas prominentes o de soplillo?

Las orejas prominentes se originan debido a la falta de formación del pliegue de cartílago (pliegue anti-helicoidal), que se encuentra entre el pliegue helicoidal o hélix, que es la zona más externa de la oreja, y la concha o hueco que da origen al conducto auditivo externo.

¿En qué consiste la cirugía de orejas u otoplastia?

La otoplastia es una intervención sencilla que no supera las dos horas. El objetivo es remodelar el pabellón auricular reconstruyendo el cartílago, que es el encargado de dar forma a las orejas.

En primer lugar, el cirujano realiza una incisión detrás de las orejas para eliminar el excedente de piel para, a continuación, modificar el cartílago realizando cortes en su superficie. Los resultados son definitivos.

En muchas ocasiones, se intervienen las dos orejas para conseguir una mejor simetría pese a que solo una presente malformaciones evidentes.

Las cicatrices ¿son visibles?

Las cicatrices quedan ocultas en la parte posterior de las orejas. Irán desapareciendo con el paso hasta ser prácticamente imperceptibles.

¿Requiere de ingreso hospitalario?

La intervención no requiere de anestesia general, se realiza bajo anestesia local pura o asistida por una sedación, por lo que no es necesario el ingreso hospitalario.

¿Qué puede corregir la otoplastia?

La otoplastia puede utilizarse con fines puramente estéticos, es decir, para mejorar la forma, el tamaño o la posición de las orejas, o para restaurar la forma de la oreja tras accidentes o lesiones.

¿Cómo es la recuperación?

Tras la intervención, es necesario que el paciente lleve un vendaje alrededor de la cabeza durante dos o tres días. También es importante dormir con la cabeza algo elevada.

En pocos días se cambiará el vendaje por uno más ligero, similar a una diadema o cinta de pelo. La mayoría de los pacientes adultos pueden reincorporarse al trabajo a los 5 días; los niños es mejor que reposen durante una semana.

La actividad regular y el ejercicio puede reiniciarse en dos semanas. Ahora bien, el paciente debe ser consecuente con su actividad y no poner en riesgo la recuperación con acciones que puedan causar traumas o lesiones.

Es fundamental que el paciente acuda a la clínica de cirugía para realizar visitas de seguimiento durante el periodo de recuperación.

¿Cómo se puede mejorar el aspecto del lóbulo de la oreja?

El lóbulo de la oreja suele ser un gran olvidado cuando se afronta el rejuvenecimiento facial, debido a que se encuentra en un plano lateral al rostro y, generalmente, está tapado por el pelo.

El lóbulo también pierde densidad, apareciendo arrugas verticales que aumentan el aspecto avejentado del pabellón auditivo.

Si el lóbulo está rasgado, puede cerrarse con pequeña intervención ambulatoria bajo anestesia local. Transcurrido un mes se puede realizar el nuevo orificio.

Para solucionar la pérdida de densidad del lóbulo se suelen emplear rellenos como el ácido hialurónico o tratamientos estéticos como la mesoterapia. El objetivo es hidratar y regenerar las fibras de colágeno, devolviendo un aspecto terso y liso a la piel.

¿En qué consiste el método Earfold?

Earfold es un tratamiento revolucionario que permite tratar las orejas en forma de soplillo sin necesidad de cirugía. La intervención que se realiza de forma ambulatoria en la consulta del cirujano, dura unos 20 minutos, en ella, el cirujano inserta un implante bajo la piel de la oreja a través de una pequeña incisión de menos de 1 cm bajo anestesia local.

El implante es biológicamente compatible y se encarga de apretar el cartílago de la oreja para moldearlo con la forma deseada. Los resultados son predecibles, inmediatos y permanentes. Tiene menos efectos secundarios que la cirugía convencional.

¿A qué edad puede realizarse la otoplastia?

La cirugía debe llevarse a cabo cuando las orejas han alcanzado su tamaño completo. La mayoría de las orejas de los niños consiguen un desarrollo casi completo a partir de los cinco años.

Es importante que el niño sea lo suficientemente consciente para entender lo que implica la operación, y que el deseo por cambiar la apariencia de sus orejas venga expresado por él.

Dr.Terrén: especialista en otoplastia
Dr. Julio Terrén en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *