Tratamiento facial después del verano

Tras el verano y las sesiones de bronceado al sol, toca hidratarse después de los días pasados en la playa y de haber estado tan expuestos al sol, ya que la piel puede dañarse y aparecer manchas, granitos, lunares, dando un aspecto mate a la piel y haciendo que el rostro se vea más apagado.

En Clínica Granado Tiagonce, nuestra unidad de medicina estética en Madrid cuenta con diversos tratamientos faciales sin cirugía para devolver la luminosidad e hidratación a la piel del rostro. Entre ellos, destacamos por su efectividad el peeling químico, que es un tratamiento que recomendamos empezar en esta época del año.

Peeling químico para exfoliar la piel

Mediante un tratamiento de peeling químico conseguiremos exfoliar e hidratar a la vez que regenerar la piel y devolver la tersura y luminosidad al rostro que hemos perdido en estos días de verano.

El tratamiento de peeling consiste en la aplicación de un cóctel de productos de alta concentración en la piel que penetran a gran profundidad y ayudan a regenerar las capas superficiales de la piel haciendo desaparecer manchas, granitos y otros efectos no deseados y aportando uniformidad al tono de la piel y una gran hidratación que es lo que más necesita.

En menos de una hora de sesión y con una serie de cuidados posteriores en casa, en pocos días tu piel se ve rejuvenecida, suave y luminosa.

El peeling químico es un tratamiento muy eficaz no solo para manchas solares sino que es también recomendable en casos de acné o en el caso de secuelas y cicatrices de acné en la juventud, para poros abiertos o para tapar y atenuar arrugas finas.

Tipos de peeling químico

Existen diferentes tipos de peeling y distintos grados de actuación en la dermis de cada uno, dependiendo del tipo de problema sobre el que se va a actuar y el nivel de profundidad de penetración en la piel al que queramos llegar.

Los productos usados en cada peeling varían ya que cada uno tiene diferentes tipos de concentración y actúan a distintos niveles. Algunos de los productos más utilizados son, por ejemplo, el ácido glicólico, liposomado, retinol o o fenol.

Los peeling pueden ser superficiales actuando a un nivel más básico favoreciendo la regeneración de las primeras capas de piel y sin efectos visibles. No hay descamación, rojeces ni otros efectos secundarios que llamen la atención después del tratamiento, sino que aportan gran hidratación y luminosidad. Con este tipo de peeling luminoso conseguimos un efecto buena cara.

El peeling luminoso se acompaña con una mascarilla hidratante nanomask con diferentes compuestos activos como la vitamina C, colágeno, silicio o péptidos que se aplica durante unos 15 minutos después del peeling ayudando a complementar el tratamiento y potenciar los efectos de luminosidad e hidratación.

Un peeling más profundo requiere mayor profundización en las capas de piel por lo que a veces nos ayudaremos con herramientas como el Roller nanopore para favorecer la penetración del producto y su actuación. Como el nivel de actuación es mayor y estamos favoreciendo la exfoliación y regeneración de la piel, después del tratamiento la piel se enrojece y descamará durante unos días, son efectos del tratamiento que desaparecen a los pocos días.

Cuidados después del tratamiento de peeling

Se recomienda a los pacientes seguir una serie de cuidados domiciliarios que complementarán el protocolo de tratamiento, usando productos dermatológicos específicos, que favorecen la apariencia de la piel hasta la siguiente sesión.

Uno de los productos que mejores resultados da después de una sesión de peeling profundo es el serum despigmentante de Sesderma que actúa directamente sobre las manchas que hemos tratado en la sesión de peeling y previniendo la aparición de nuevas manchas. Aplicaremos el serum por las noches después del lavado y desmaquillado de la cara y antes de la crema hidratante que usemos habitualmente.

En su primera visita nuestro médico estético estudiará su caso, historial y tipo de piel y dependiendo del tipo y estado de cada uno, recomendará seguir un protocolo de tratamiento y el número de sesiones de peeling que puedan ser necesarias. Generalmente, se suelen realizar de dos a tres sesiones con un intervalo de uno o dos meses entre cada sesión para conseguir los resultados más efectivos.

El peeling puede combinarse con otros tratamientos estéticos para potenciar los resultados.

Doctor Agustín Granado Tiagonce en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *