¿Fatiga y depresión pueden estar relacionadas?

La sensación de agotamiento cuando se presenta con otros síntomas como apatía, falta de interés, falta de disfrute, tristeza, pensamientos negativos, problemas en el sueño y/o la alimentación puede ser un síntoma de que la persona presenta un estado depresivo.

No en todos los casos de depresión se presenta la fatiga como síntoma, por lo que es posible estar padeciendo este trastorno sin tener sensación de cansancio (aunque si suele manifestarse por las personas que padecen depresión). Así mismo, el sentirse más fatigado de lo normal en algún momento, y no relacionado con los otros síntomas no suele ser indicativo de ningún signo de depresión.

Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen, nos habla sobre la relación real entre fatiga y depresión.

Relación entre fatiga y depresión

La fatiga es el cansancio que aparece después de realizar un esfuerzo físico o mental muy intenso. Una persona que tienda a fatigarse ante ligeros esfuerzos, puede predisponerle a la depresión, dado que la fatiga no le permite realizar el ritmo de vida que le gustaría, y esta inactividad y limitación puede derivar a empezar a presentar síntomas depresivos.

A su vez, las personas que presentan depresión, experimentan cansancio y falta de energía. Esto les hace sentir limitados, e incapaces para realizar algunas tareas que les gustaría llevar a cabo.

En estos casos, a medida que se logra superar la depresión, la fatiga también va disminuyendo.

El agotamiento mental provoca agotamiento físico

Esto sucede porque la sensación de fatiga no sólo se manifiesta cuando hemos hecho un gran esfuerzo físico, sino también cuando realizamos un esfuerzo mental continuado. Si algunas vez, tras un día intenso en la oficina te has sentido agotado, habrás comprobado que la fatiga física no solo está provocada por el ejercicio físico.

¿Por qué las personas que padecen depresión son más propensas a sufrir fatiga?

La unión de fatiga y depresión tiene como posibles causas:

Problemas para dormir

No dormir bien hace que nuestro estado de ánimo se vea afectado negativamente, por lo que el riesgo de sufrir depresión aumenta. Además, la falta de sueño puede empeorar la sintomatología de la depresión. Incluso en los casos en los que se duerme lo suficiente pero la calidad del sueño no es óptima, debido a problemas como la apnea del sueño.

Mala alimentación

La alimentación incide en nuestro estado de bienestar general. Ingerir alimentos hipercalóricos y azucarados, puede llevarnos a sufrir fatiga y depresión.

Una alimentación poco saludable puede hacernos padecer un agotamiento extremo de forma continuada.

Estrés

El estrés altera los niveles de serotonina y dopamina. Estas sustancias tienen un papel muy importante en la regulación de nuestro estado de ánimo y en la acumulación de energía.

Fármacos

Algunos medicamentos recetados para combatir la depresión tienen efectos sobre los neurotransmisores del cerebro, y favorecen a la mejora de nuestro estado de ánimo. Pero algunos de estos fármacos puede causar fatiga extrema entre sus efectos secundarios.

Fatiga no siempre es síntoma de depresión

Cuando la fatiga aparece sin que existan causas de sintomatología depresiva, el primer paso a dar es determinar de dónde proviene ese agotamiento, si se han experimentado cambios en el ritmo de vida de la persona afectada, y cómo los está gestionando.

Desde una perspectiva psicológica es posible combatir la fatiga elaborando un plan de acción para organizar las tareas diarias de manera que sea posible aminorar el ritmo de vida y lograr un equilibrio.

También es necesario añadir la práctica de actividades deportivas, ya que el deporte nos ayuda a mantenernos saludables y a preparar el cuerpo para situaciones puntuales donde se presenten picos de actividad.

Además, no debemos olvidar la importancia del descanso y el cuidado personal, como base del bienestar físico y mental. Cuando no dormimos las horas necesarias para que nuestro cuerpo reponga las energías perdidas previamente, aparecerá el cansancio, el mal humor y el desánimo.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *