Pérdida de pelo trasplantado. ¿Qué hay de cierto?

La calvicie o la alopecia androgenética tiene un origen genético. Es la más habitual sobre todo en la población masculina, rara vez se da en la población femenina. La pérdida de pelo se debe a un aumento de la acción hormonal producida por la enzima 5-alfa-reductosa. Esta enzima convierte la testosterona en dihidrotestosterona, acortando así la fase de crecimiento y la cantidad de cabello visible.

Trasplante de pelo

A la redistribución artística y sistemática de los folículos pilosos se le llama trasplante de pelo. Para ello, se introducen pequeños injertos de pelo que contienen las unidades foliculares (familias de 1,2, 3 o 4 folículos pilosos). De las zonas donantes (parte posterior y/o lateral) se obtienen los injertos del cuero cabelludo. Posteriormente se separan meticulosamente con la ayuda de un microscopio de alta resolución y se injertan en las zonas receptoras (zonas de poco pelo o calvas).

Las zonas donantes contienen receptores hormonales a los que la hiperactividad enzimática no les perjudica. Están programadas para desarrollarse y crecer a lo largo de toda su vida. Las unidades foliculares de la zona donante por lo tanto, al ser injertadas en la zona receptora, no se caerán y crecerán con absoluta normalidad.

Por lo tanto, ¿se puede perder pelo trasplantado?

En principio, se estima que el pelo trasplantado es un pelo definitivo. No obstante, se puede ir perdiendo poco a poco por envejecimiento al igual que ocurre con el pelo no trasplantado.

En cualquier caso, se considera que el porcentaje de pelos trasplantados que se irán cayendo debido al envejecimiento será muy pequeño. Además, será muy inferior con respecto a la pérdida de pelo en las áreas superior, anterior y en la coronilla, que tal y como hemos descrito en el comienzo de este artículo, estarán bajo influencia genética y hormonal.

Ante la posible preocupación de los pacientes, y para evitar cualquier confusión, nos gustaría recordaros que el efluvio de pelo que se puede producir tras un trasplante de pelo no tiene nada que ver con la caída del pelo causada por la alopecia. El conocido como “efluvio” se suele producir tras el trasplante y es un hecho circunstancial y pasajero que se produce las primeras semanas como consecuencia de un trauma post-quirúrgico (extracción, preparación e injerto). Aproximadamente al tercer mes del trasplante de pelo, y al haber entrado en la fase de reposo, comienza la fase de crecimiento (fase anágena). A partir de este momento, los ciclos capilares vuelven a su normalidad.

Asimismo, cuando hablamos de efluvio telógeno posterior a un trasplante de pelo nos referimos a una circunstancia pasajera cuya causa principal es el estrés. Ante esta circunstancia es necesario sobre todo armarse de paciencia y esperar unos meses, aunque en algunos casos se puede aplicar un tratamiento de PRP en la zona con efluvio telógeno.

Fuente Foto “Caída Iker Casillas

Instituto del Pelo Vila-Rovira

Instituto del Pelo Vila-Rovira en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *