Abdominoplastia vs. liposucción

5/5 - (2 votos)

La abdominoplastia -también conocida como cirugía de abdomen– y la liposucción, son dos procedimientos quirúrgicos muy similares pero que presentan diferencias bastante acentuadas; lo que no quiere decir que no tengan nada que ver.

Ambas cirugías actúan sobre el contorno corporal modificando y esculpiendo la apariencia de la zona del estómago, de las nalgas, de los muslos y de los flancos.

Mientras que la liposucción se encarga de eliminar los pequeños depósitos de grasa que se acumulan en las caderas, los muslos, las nalgas o el estómago; la abdominoplastia extirpa el exceso de grasa y piel, además de tensar la musculatura abdominal.

¿Para quién está enfocado cada procedimiento?

Los dos procedimientos están dirigidos a personas con objetivos estéticos similares, pero existen diferencias en la cicatrización, en lo invasivo que es el tratamiento y en los resultados finales.

Como hemos comentado anteriormente, la abdominoplastia está destinada a aquellos pacientes que, además de eliminar el exceso de grasa del área del abdomen, también desean eliminar un importante exceso de piel.

El estiramiento de la piel alrededor del abdomen se produce tras los embarazos, cuando hay un cambio significativo en el peso de la persona o fruto del envejecimiento de los tejidos. Con la abdominoplastia se restaura la apariencia plana y contorneada del abdomen, volviendo a juntar el recto abdominal cuando éste se ha estirado o separado; algo que es muy común.

Después de una abdominoplastia los resultados suelen ser permanentes. El procedimiento ayuda a fortalecer los músculos abdominales y la pared abdominal. El exceso de piel que se eliminó no regresa, a menos que el peso fluctúe o vuelva a producirse un embarazo.

La liposucción es un procedimiento mucho menos invasivo que una abdominoplastia. Se puede realizar en casi cualquier parte del cuerpo que tenga exceso de grasa: el estómago, la espalda, los brazos, las piernas e incluso debajo del mentón.

Durante el procedimiento, se inyecta una solución salina, con agua y anestesia directamente en el área donde se encuentran las células grasas que se eliminarán. Luego, usando una cánula similar a una aguja intravenosa, se succiona la grasa. El resultado es una figura más esculpida. Hay que remarcar que se pueden necesitar varias sesiones para alcanzar el resultado deseado.

A diferencia de una abdominoplastia, la liposucción no elimina el exceso de piel. Se centra exclusivamente en eliminar los pequeños depósitos de grasa acumulada. Además, es importante saber que la liposucción no es una cirugía para perder peso.

La eliminación de las células grasas es permanente, pero la liposucción no es mágica y no evita que el paciente gane peso en un futuro si no mantiene una dieta correcta acompañada de ejercicio físico.

La recuperación de la abdominoplastia y la liposucción

El tiempo de recuperación difiere entre una abdominoplastia y una liposucción.

Recuperación de la abdominoplastia

La abdominoplastia es una intervención mucho más invasiva que la liposucción. Se realiza bajo anestesia general o epidural y tiene una duración aproximada de 2 a 4 horas. Quedará una cicatriz en la parte baja del abdomen, zona desde la que se elimina la piel sobrante y la grasa, que irá desapareciendo con el tiempo.

Tras la abdominoplastia la incisión estará cubierta con un vendaje quirúrgico. El paciente tendrá que volver a su cirujano varias veces para cambiarlo, hasta que se sustituya por una prenda de compresión.

Pasado un día, el paciente debe levantarse y caminar con ayuda para prevenir coágulos de sangre. Es probable que se necesiten analgésicos y antibióticos para aliviar cualquier molestia y reducir el riesgo de infección. También puede ser necesario un drenaje quirúrgico durante dos semanas.

Se necesitan unas seis semanas para poder volver a una rutina más o menos normal. Durante este tiempo, el paciente debe evitar cualquier actividad que pueda producir tensión en la zona de la incisión. No hace falta decir que se debe evitar cualquier actividad física extenuante o ejercicio durante el período de recuperación.

Recuperación de la liposucción

En la liposucción el proceso de recuperación dependerá de cuántas áreas se trataron y de si se necesitaron sesiones adicionales.

La liposucción es solo un procedimiento ambulatorio, lo que significa que el paciente puede continuar con su actividad regular con bastante rapidez; normalmente dentro de las 48 horas posteriores al procedimiento. A pesar de esto, el paciente debe evitar levantar objetos pesados ​​o participar en ejercicios cardiovasculares hasta que el médico le haya dado su aprobación.

Dr. Puig: especialista en abdominoplastia y liposucción
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig
Últimas entradas de Dr. Julio Puig (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.