¿Qué debo hacer antes y después de la transferencia embrionaria?

5/5 - (1 voto)

La transferencia embrionaria es el paso final de un tratamiento de reproducción asistida. Es uno de los momentos más esperados, donde afloran muchas emociones, nervios e incertidumbre. De ella dependerá el resultado de la prueba de embarazo que se realizará unos 10 días después, por lo que es importante seguir las siguientes recomendaciones antes y después de realizar la transferencia.

¿Qué hacer antes de la transferencia embrionaria?

Es imprescindible seguir al pie de la letra la medicación indicada por el ginecólogo, evitando añadir otros medicamentos, incluso aquellos que se pueden adquirir sin receta.

Puedes iniciar los cuidados previos a la transferencia embrionaria revisando el ambiente que te rodea, suprimiendo todo lo posible las sustancias que contienen disruptores hormonales. Estos se encuentran en bebidas con estimulantes, alimentos enlatados (contienen bisfenol), insecticidas, plásticos que contengan BPA…

No abuses del consumo de pescados azules, estos son muy susceptibles a la absorción de mercurio y arsénico, que pueden alterar tu sistema endocrino.

El consumo de alimentos orgánicos como frutas, verduras y proteínas en cantidades razonables, está muy recomendado en este período previo a la transferencia. Por supuesto, eliminar el consumo de alcohol y tabaco, y reducir el café y té, así como los refrescos con cafeína.

Evita las actividades físicas intensas y las relaciones sexuales antes de la transferencia.

El día de la transferencia puedes ducharte, siempre que sea al menos 45 minutos antes de iniciar el procedimiento, y utilizando un jabón de ph neutro, incluso para lavar el cabello. Disfruta de un buen desayuno balanceado, e incluye alguna fruta.

Debes beber como mínimo un litro de agua y retenerlo, es decir, no orinar. Tener la vejiga llena facilita el acceso con la cánula, causando menos molestias.

¿Qué hacer después de la transferencia embrionaria?

Una vez realizada la transferencia embrionaria, descansarás en una camilla durante unos 15 a 30 minutos, antes de regresar a tus actividades habituales.

Es importante tener en cuenta algunos cuidados. Evita la exposición a temperaturas extremas (sauna, baños de vapor, cabinas de bronceado, exposición solar, etc.), ya que el embrión podría verse afectado. Los baños de inmersión también están desaconsejados, para evitar posibles infecciones.

Evita la actividad física intensa, se recomienda elegir ejercicios moderados. También se desaconseja mantener relaciones sexuales al menos hasta conocer el resultado.

Puedes viajar en cualquier medio de transporte (coche, tren, avión) sin que esto tenga ninguna repercusión negativa sobre el procedimiento.

Mantener una alimentación sana y equilibrada también es muy importante. Incluye frutas, verduras, fibra y no olvides beber suficiente agua diariamente. Elimina el consumo de alcohol y tabaco.

Solo debes tomar los medicamentos indicados por el especialista. Si crees que necesitas algún otro medicamento, consulta antes con tu médico.

Después de la transferencia comienza un período llamado betaespera, que dura entre 20 y 14 días, hasta que se hace la prueba de embarazo. Es normal que puedas sentir fatiga, sensibilidad en los senos e incluso manchar un poco, mantén informado a tu médico.

El proceso que se vive antes y después de la transferencia embrionaria puede ser psicológicamente complicado, muchas emociones y sentimientos aparecen, por lo que recomendamos a las pacientes que así lo requieran. buscar apoyo profesional para manejar correctamente el estrés y ansiedad que puede generarse.

IMF Reproducción Asistida

IMF Reproducción Asistida en Masquemedicos

IMF Reproducción Asistida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.