Cirugía íntima femenina: ¿qué posibilidades ofrece?

5/5 - (3 votos)

A medida que las mujeres envejecen y pasan por ciertas fases de su vida como el embarazo y la maternidad, sus cuerpos experimentan cambios profundos que también afectan a las áreas íntimas o vaginales.

El término “cirugía plástica genital” abarca una amplia gama de procedimientos, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos:

Procedimientos quirúrgicos

  • Labioplastia: reducción de los labios menores internos. Es el tratamiento más demandado dentro de las cirugías íntimas femeninas.
  • Vaginoplastia: reparación de la laxitud vaginal mediante la eliminación del exceso de piel y la reconstrucción y el endurecimiento de la pared vaginal.
  • Reducción del capuchón del clítoris: eliminación del exceso de piel que rodea el capuchón del clítoris.
  • Rejuvenecimiento vaginal: reducción quirúrgica del tamaño de los labios mayores externos.
  • Lifting de pubis: reducción del exceso de piel y grasa en la parte frontal de la vulva, donde crece el vello
  • Himenoplastia: intervención de cirugía íntima femenina que consiste en la restauración, reparación o reconstrucción del himen de la mujer.

Procedimientos sin cirugía

  • Rejuvenecimiento vaginal con láser: este procedimiento no quirúrgico utiliza la terapia con láser para crear microlesiones diminutas que inducen a la producción de colágeno, regenerando los tejidos y la pared vaginal.
  • Rejuvenecimiento vaginal por radiofrecuencia: los procedimientos de radiofrecuencia utilizan un dispositivo que proporciona un calentamiento volumétrico controlado que ayuda a estimular y rejuvenecer el tejido y los músculos vaginales de forma segura.

Tanto el láser como la radiofrecuencia usan calor para estimular los tejidos circundantes y se realizan de manera ambulatoria. Son muy útiles a la hora de mejorar la tensión vaginal y tratar problemas menores de incontinencia.

  • Rejuvenecimiento vaginal Desirial: Desirial es un relleno dérmico realizado a partir de ácido hialurónico reticulado, que se inyecta directamente sobre los labios mayores para mejorar la apariencia y la funcionalidad tanto interna como externa de la zona vaginal.

La mejor manera de decidir sobre un procedimiento o una combinación de procedimientos es programar una consulta con un cirujano plástico certificado que cuente con experiencia en estos tratamientos.

Las mujeres que están más preocupadas por el tamaño y la longitud del área de su vulva pueden obtener mejores resultados con una labioplastia o un rejuvenecimiento vaginal, mientras que las que experimentan una laxitud vaginal mínima pueden optar por un procedimiento no quirúrgico.

Algunos procedimientos son más invasivos que otros.

Los procedimientos no quirúrgicos generalmente se realizan en 30 minutos o una hora y no requieren de tiempo de inactividad, mientras que una labioplastia, por poner un ejemplo, puede prolongarse de una a dos horas, y exige de una semana para recuperarse completamente.

Los avances y desarrollos médicos de hoy en día en la cirugía plástica han hecho que la mayoría de procedimientos sean más seguros y efectivos. Sin embargo, todo procedimiento quirúrgico tiene algún grado de riesgo. Obviamente, la cirugía invasiva tendrá más riesgos que las opciones no quirúrgicas. La paciente debe ser consciente de estos riesgos y discutir sus opciones con el cirujano para que le informe correctamente.

Es importante ser realista y comprender qué resultados pueden obtenerse con la cirugía.

Según el procedimiento, los resultados definitivos pueden ser inmediatos o pueden demorarse hasta tres meses. Los resultados también dependen de la genética de la mujer, del procedimiento específico elegido, de la fase de postoperatorio.

Dr. Julio Puig: especialista en cirugía íntima
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.