¿Cómo podemos hacer desaparecer las arrugas?

5/5 - (4 votos)

A medida que envejecemos nuestro rostro pierde la grasa subcutánea de forma natural. Esto provoca que nuestros músculos faciales trabajen más cerca de la superficie de la piel, por lo que las líneas de expresión, las arrugas y las patas de gallo se hacen más evidentes.

Además de la pérdida de volumen, la piel de la cara también va perdiendo su firmeza con el paso de los años, mostrándose más caída y haciéndose más fina.

Al envejecimiento natural hay que sumar otra serie de factores que afectan a la piel como son la herencia genética, la exposición al sol, el estilo de vida…

Los rellenos dérmicos ayudan a disminuir las líneas faciales y restaurar el volumen del rostro, devolviéndole su plenitud:

  • Mejoran la perdida de volumen del rostro.
  • Suavizan los pliegues y las arrugas faciales.
  • Mejoran la apariencia de las cicatrices faciales.
  • Armonizan el contorno facial.

Los rellenos dérmicos pueden ser muy útiles tanto a la hora de tratar los signos tempranos del envejecimiento como a la hora de tratar un rostro claramente envejecido.

Ahora bien, es importante recordar que los rellenos dérmicos son tratamientos temporales que necesitarán realizarse de forma continuada para obtener resultados a largo plazo. En caso de que el cirujano estudie tu caso y no vea la posibilidad de emplear un tratamiento mínimamente invasivo para lograr los objetivos planteados, habrá que optar por opciones quirúrgicas como puede ser el lifting facial.

Rellenos con Ácido Hialurónico: una de las soluciones más empleadas

El ácido hialurónico se ha convertido en uno de rellenos inyectables más populares. Se trata de una sustancia que se encuentra en nuestro cuerpo de forma natural. Se encuentra en altas concentraciones en los tejidos conectivos blandos y en el líquido que rodea los ojos. También se encuentra en algunos cartílagos y fluidos articulares, así como en el tejido de la piel.

Debido al envejecimiento, o como consecuencia de ciertas enfermedades, nuestro organismo comienza a producirlo en menor cantidad, lo que provoca que la piel pierde elasticidad, vitalidad y firmeza.

Zonas para el relleno de ácido hialurónico

Las inyecciones con ácido hialurónico se pueden usar para mejorar el contorno de la piel y reducir las depresiones en la piel:

  • Cicatrices provocadas por el acné.
  • Depresiones en las mejillas.
  • Patas de gallo en la esquina de los ojos.
  • Líneas de expresión profundas que van desde el costado de la nariz hasta las comisuras de la boca (también conocidas como surcos nasolabiales).
  • Líneas de expresión entre las cejas.
  • “Líneas de marioneta” en la comisura de la boca.
  • Redefinir el borde de los labios.
  • Líneas de fumador,líneas verticales en la boca.
  • Algunas cicatrices faciales.
  • Arrugas de la frente.
  • Recuperar el volumen en pómulos, mejillas, labios o mentón.

Los rellenos faciales con ácido hialurónico

Cuando inyectamos el ácido hialurónico sobre el área a tratar actúa como si de un cojín se tratase, aportando volumen a las estructuras y tejidos faciales. Además, debido a sus propiedades, hidrata la superficie de la piel, permitiendo que esta se vea fresca y flexible.

Hay que remarcar que, al ser una sustancia que está presente de forma natural en nuestros organismos, es totalmente biocompatible, por lo que no genera alergias ni ningún tipo de rechazo por parte de nuestro cuerpo.

Se trata de un procedimiento natural, orgánico y mínimamente invasivo mediante el que se consiguen resultados 100% naturales. Al inyectarse mediante microinyecciones en el rostro se consigue un doble efecto: rellenador y estimulador.

La mayoría de los pacientes necesitan tres sesiones para lograr los resultados deseados. La duración del tratamiento puede variar de 20 a 60 minutos, en función de las zonas a tratar y de los tratamientos complementarios adicionales.

No se precisa ingreso hospitalario y no se requiere de ningún tiempo de reposo, por lo que la reincorporación a la vida normal es inmediata. Tan solo puede aparecer una leve inflamación y algunas rojeces en las zonas en las que se han realizado las inyecciones. Generalmente, los efectos duran entre 6 y 18 meses, y van desapareciendo de forma progresiva.

Dr. Puig: especialista en rellenos faciales
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig
Últimas entradas de Dr. Julio Puig (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.