Cuidado de los pies cuando vamos a la playa

Una de las actividades más comunes durante el verano es ir a la playa y es importante cuidar nuestros pies para evitar contraer infecciones y hongos que habitan en la arena.

Aída Barniol, podóloga en la Sede Central de Podoactiva en Huesca, explica que “uno de los más frecuentes puede ser causado por el virus del papiloma humano y son las verrugas plantares, no obstante, las posibilidades son bajas. Sin embargo, sufrir hongos en los pies es más probable, por este motivo hay que evitar tenerlos mucho tiempo húmedos”.

¿Qué debemos hacer si nos quemamos los pies al caminar por la arena caliente?

Otro de los daños que pueden sufrir nuestros pies en la playa son las quemaduras a causa del contacto con la arena caliente. Cuando esto sucede ” lo recomendable es visitar a un especialista para determinar la gravedad de la lesión y aplicar el tratamiento adecuado”, indica Aída Barniol.

Cabe destacar que también nos podemos quemar los pies con el sol y no solo la parte del empeine sino también la zona plantar.

La piel de los pies puede quemarse con más facilidad que la del resto del cuerpo, ya que esta zona no suele estar expuesta a los rayos solares, al estar “escondida” en el calzado cerrado. Por ello, presta atención a las siguientes recomendaciones de la podóloga:

  • Para no quemarte con la arena de la playa, utiliza chancletas y evita las horas de más calor.
  • Para no quemarte con el sol, te recomendamos que te pongas crema de factores altos en los pies, sobre todo en el empeine, en la planta y en los dedos, al igual que lo haces en el resto del cuerpo. Hay que utilizar crema de factores altos de protección y aplicarla 30 minutos antes de ir a la playa o la piscina para que se absorba bien.

¿Es beneficioso dar paseos descalzos por la playa?

Aída Barniol nos aclara que “depende de cada persona y de la salud de sus pies. Caminar o pasear de vez en cuando por la orilla de la playa no tiene por qué ser negativo, el problema está cuando la orilla tiene cierta inclinación. Es entonces cuando el pie, y su musculatura, tiene que hacer un esfuerzo mayor para mantener la estabilidad, generando una mayor tensión tanto en la planta del pie como en la musculatura de la parte de atrás de la pierna”. Nos recuerda  además que “también hay que tener cuidado de pisar objetos como conchas, palos, etc…”.

Si sufres algún daño en tu pies durante tus vacaciones en la playa, ya sea por infecciones, hongos, quemaduras o cualquier tipo de lesión, debes acudir a la consulta del podólogo para recibir el tratamiento adecuado y recuperar la salud de tus pies.

Más información sobre esta tema en el blog de Podoactiva.

Aída Barniol, experta en podología de Sede Central de Podoactiva en Huesca

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *