Desmintiendo mitos sobre disfunción eréctil

5/5 - (1 voto)

La disfunción eréctil afecta a millones de personas, pero a pesar de ello, aún existen muchos tabúes y desinformación sobre este problema sexual.

Muchos hombres que la padecen se sienten avergonzados y lo mantienen en secreto, en lugar de buscar la ayuda necesaria e informarse correctamente. Esto ha provocado que se originen muchos mitos sobre la disfunción eréctil, que con el tiempo mucha gente ha interiorizado como verdades.

Algunos piensan que solo afecta a las personas mayores, otros que ocurre a causa de los nervios, y otros creen que con una simple pastilla azul, se soluciona de forma casi mágica.

A continuación desmentimos algunos de los mitos más sonados sobre la difusión eréctil.

Mito 1: Solo aparece en las personas mayores

Esto es totalmente falso. La disfunción eréctil puede aparecer a cualquier edad, y por diversas causas.

No va ligada a la edad y no es una etapa inevitable del envejecimiento. Es cierto que la mayoría de los hombres que la sufren están entre los 40 y los 70 años, pero puede aparecer también la juventud por diferentes motivos como el consumo de drogas, enfermedades, problemas con la pareja, problemas hormonales, etc. No hay un dato concreto de que este problema tan solo es una cuestión de la edad.

Mito 2: Esta disfunción no es algo frecuente

Se trata de un problema bastante frecuente. 1 de cada 4 hombres la padecen. El 52% de los hombres, entre los 40 y los 70 años, han experimentado algún tipo de problema de erección en algún momento de sus vidas.

Son muchos hombres los que sufren este problema, pero no se habla de forma abierta como debería.

Mito 3: Ocurre por causas psicológicas

Solo un 10% de los casos tiene un origen psicológico, por lo que mayormente las causas son orgánicas.

Muchas personas creen que la disfunción eréctil es la incapacidad de lograr una erección a causa de la inseguridad, nervios o ansiedad que provoca el miedo a fallar. Es cierto que influyen factores psicológicos, pero en la gran mayoría de los casos, se debe a una causa física como mala circulación, colesterol alto, tabaquismo, alcoholismo, enfermedades nerviosas, consumo de drogas o de ciertos medicamentos, etc.

Mito 4: Masturbarse produce disfunción eréctil

Este también es un mito muy extendido, pero lo cierto es que la masturbación no entra en las causas de la disfunción eréctil, ni de la eyaculación precoz, que también suele relacionarse con esta.

Se dice que la masturbación incluso es buena en épocas de estrés, mejora la fertilidad y favorece el descanso.

Mito 5: El abuso de sexo puede causar problemas de erección

No existen estudios que demuestren esto. Es cierto que en algunos casos pueden aparecer trastornos mentales que provoquen una conducta sexual anormal y que esto, pueda producir una disfunción eréctil.

Mito 6: La circuncisión puede producir disfunción eréctil

Otro mito muy extendido. Este tratamiento donde se extrae el prepucio sobrante del pene, no tiene ninguna influencia sobre la función sexual del hombre.

Existen muchos estudios que demuestran que la circuncisión suele mejorar la experiencia sexual en pareja y la autoestima del hombre, que muchos se sienten más satisfechos con el aspecto de su pene.

Mito 7: No se puede curar

No se trata de un problema incurable, existen diferentes tratamientos y opciones ante la disfunción eréctil. Lo importante es acudir a una clínica especializada y recibir la valoración y mejor solución para cada caso. No se debe dejar simplemente que el tiempo pase, ya que esto puede jugar en contra, como todos los problemas que se pillan a tiempo, es posible darle una solución efectiva.

Mito 8: La disfunción eréctil solo puede solucionarse mediante un único tratamiento

Otra gran mentira en torno a la disfunción eréctil. No existe un único tratamiento específico para este problema, sino que hay varios, dependiendo de cada persona y de la opinión médica.

Mito 9: Las pastillas azules curan la disfunción eréctil

Especialmente entre los jóvenes este mito está muy extendido, creen que comprando pastillas poco fiables que encuentran por internet, le darán solución a su problema de erección.

Recordamos que los fármacos no deben utilizarse sin control ni asesoramiento médico. Esto puede ser muy peligroso para la salud si no se administran de forma adecuada, pueden causar mareos, náuseas, perdida de visión y audición, ataques al corazón y en los peores casos, incluso la muerte.

Mito 10: La difusión eréctil y la pérdida del apetito sexual van de la mano

Padecer una disfunción no tiene por qué significar que no hay apetito sexual. Aunque pueden estar relacionados entre sí, ya que una de las consecuencias de la disfunción eréctil puede ser la pérdida de interés por el sexo, a causa de la frustración y ansiedad provocadas por el miedo a fallar.

Mito 11: Si mi pareja tiene disfunción eréctil significa que ya no me desea

Este pensamiento es muy común en las parejas de los hombres que sufren disfunción eréctil, gracias a la gran desinformación que existe sobre este tema.

Los motivos por los que un hombre no consigue una erección son muy diversas, pero la falta de deseo sexual hacia la otra persona, no suele ser una de ellas.

Este problema puede agravarse por la falta de comunicación. Es importante hablar con la pareja y explicarla que no por falta de excitación ni de deseo, sino que hay algo que no funciona como debería y es importante que se apoyen mutuamente y acudan a un especialista.

Mitos sobre la disfunción eréctil

Existen otros muchos mitos alrededor de este problema, es importante no creer todo lo que hemos escuchado siempre, y si sufres un problema de erección acudir a la consulta de un especialista para darle una solución adecuada dependiendo de la causa que la provoque.

Clínicas The Test, especialistas en salud sexual masculina

Clínicas The Test en Masquemedicos

Clínicas The Test

Un comentario en «Desmintiendo mitos sobre disfunción eréctil»

  • el 15 enero, 2023 a las 8:00
    Enlace permanente

    Hola, hay una errata bastante simpática:
    “Mito 10: La DIFUSIÓN eréctil”

    Saludos

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.