Distraídos con el colesterol, mientras el azúcar avanza en nuestro organismo

5 (100%) 1 vote

Qué es el colesterol, para qué sirve, por qué se habla tanto de él… Conversaciones sobre colesterol bueno y colesterol malo, dónde está el límite, realmente influye en la salud cardiovascular…

¿Comer huevos hace que suba el colesterol? Comer sin sal o con sal, productos desnatados y productos “light”, ¿Realmente estamos haciendo lo correcto? ¿Prestamos suficiente atención a los mensajes sobre la cantidad de azúcar que consumimos?

Tenemos mucha información, probablemente recibimos tantos mensajes y tan diferentes que, es muy probable que acaben alejándonos de lo que debería ser una alimentación saludable, basada en productos sanos que no dañen el funcionamiento de nuestro organismo.

Dice el doctor Jorge García-Dihinx, pediatra especializado en nutrición en el Hospital San Jorge de Huesca, que el “colesterol es un arma de distracción masiva”. Se le culpa de los infartos y se asocia con problemas de salud, seda medicación y se utiliza como reclamo de muchos productos del mercado. Sin embargo, parece que el colesterol de una dieta sana no se puede asociar a la enfermedad cardiovascular.

Colesterol y sus funciones

“Es una molécula indispensable para la vida, un elemento clave en la reparación de daños del organismo”. Así lo explicó el doctor García-Dihinx en el Ciclo Cuida-T, en Zaragoza, organizado por el Colegio de Médicos y la Fundación Ibercaja.

Estas son algunas de sus funciones:

  • Fundamental para el funcionamiento cerebral, ya que alberga el 25% del colesterol del organismo
  • Protege a los ancianos de la demencia senil
  • Los niveles bajos se asocian a la depresión y al suicidio
  • Tiene funciones inmunológicas y anti-tumorales
  • Es la molécula que se encarga de formar la membrana de las paredes celulares
  • Se forman todas las hormonas suprarrenales como la testosterona, los estrógenos o el cortisol
  • Se forma la vitamina D
  • Los ácidos biliares para la digestión de las grasas

A pesar de ello, al colesterol le acompaña la mala fama, y eso que solo el 20% nos llega a través de los productos, el resto, un 80%, lo fabrica el hígado.

Hoy, ya hay numerosos estudios que desmontan la creencia de que el colesterol va asociado a los alimentos y que comer huevos aumenta sus niveles.

“El transporte y la distribución de colesterol por el organismo es un mecanismo perfecto que ha funcionado siempre hasta que lo hemos estropeado”, explica el Dr. García-Dihinx. El estilo de vida de la sociedad occidental y los hábitos de alimentación han provocado que las piezas no funcionen correctamente y se produzcan desequilibrios.

¿Colesterol malo y colesterol bueno?

Se habla de un colesterol malo (LDL) y un colesterol bueno (HDL), pero tampoco parece que sea lo correcto ponerlos de nuevo en la diana de los problemas cardiovasculares. Así que aquí entra en juego otra molécula, los triglicéridos, “fuente de energía durante millones de años para el organismo y los músculos cuando no se tomaban tantos carbohidratos”, cuenta Jorge García-Dihinx.

¿Cuál es el problema? Que cuando la alimentación no es correcta dejan de cumplir su función y se acumulan en el hígado sumándole grasa. “Tomamos demasiada azúcar y carbohidratos”, remarca. En este momento, es cuando se generan problemas para el colesterol, el LDL, la lipoproteína que lo transporta, si lleva demasiados triglicéridos se vuelve pequeña y densa y ya no puede hacer su función.

También son los triglicéridos los que agotan el HDL, el “colesterol bueno” (que quiere ayudar a equilibrar el sistema), y entonces sí que se asocia al riesgo cardiovascular, se pierde protección, el HDL tiene que estar alto para que todo vaya bien.

¿Cómo se mide el colesterol?

¿Cómo es posible medir el colesterol?, porque los niveles y las cifras correctas que maneja la población varían. Según aclara este pediatra experto en nutrición para estimar el riesgo cardiovascular mediante el colesterol es necesario el cociente entre los dos tipos, no basta con medir solo el LDL. Si ese cociente es superior al 3,5 indica que hay problemas, algo no va bien.

Pero hay que tratar de no distraerse con el colesterol, con la ingesta de huevos o con la sal, que si proviene de productos naturales o cocinados en casa no es un problema.

El grave problema de la sociedad actual son los carbohidratos que consumimos, los productos industrializados y el azúcar, compuesto de glucosa y fructosa. El 80% de la primera se metaboliza por todos los órganos del cuerpo (músculos, cerebro, etc) y solo el 20% acaba en el hígado, mientras la fructosa va toda al hígado. El azúcar produce la grasa visceral, la negativa, la que debe preocupar.

Es la gran epidemia de la salud cardiovascular, para que todo funcione bien “hay que hacer una alimentación baja en carbohidratos, especialmente los refinados”, apunta Jorge García-Dihinx. Importante llamada de atención para poner el foco donde se necesita.

Melania Bentué (Estrategias de Comunicación)

Blog de Zoe (Blog de la autora)

Melania Bentué

Melania Bentué

Más de 15 años trabajando para informar, primero desde los medios de comunicación y después desde diferentes gabinetes de comunicación. Ahora, estoy al frente de mi propio proyecto profesional a través de Estrategias de Comunicación en el ámbito de la empresa, de la salud, social media y gestión de contenidos online y offline.
Melania Bentué

Melania Bentué

Más de 15 años trabajando para informar, primero desde los medios de comunicación y después desde diferentes gabinetes de comunicación. Ahora, estoy al frente de mi propio proyecto profesional a través de Estrategias de Comunicación en el ámbito de la empresa, de la salud, social media y gestión de contenidos online y offline.

Un comentario sobre “Distraídos con el colesterol, mientras el azúcar avanza en nuestro organismo

  • el 6 marzo, 2019 a las 23:27
    Permalink

    Melania, muchas gracias por compartir sobre cuestiones que la mayoría de las personas como es mi caso desconocemos. Por otra parte la comunicación es muy pedagógica sin dejar de ser rigurosa

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *