¿En qué consiste la Himenoplastia? ¿Por qué las mujeres deciden reconstruirse el himen?

5/5 - (1 voto)

La himenoplastia, a la que también se conoce como himenorrafia, es la intervención de cirugía íntima femenina que consiste en la restauración, reparación o reconstrucción del himen de la mujer.

El himen es una membrana fina y elástica en forma de anillo que cubre la abertura vaginal cerrando el orificio superficial. Se forma durante el periodo de gestación.

Hay que tener en cuenta que el himen no es un sello impenetrable, ya que presenta ciertas aberturas para permitir el paso al flujo menstrual y al flujo vaginal.

Pese a que en muchas culturas un himen intacto es prueba innegable y positiva de la pureza e inocencia de una mujer, medicamente hablando un himen dañado o roto no sirve como confirmación irrefutable de la pérdida de la virginidad.

Dependiendo de su rigidez el himen puede romperse durante la práctica de actividades cotidianas como realizar ejercicio extenuante, montar en bicicleta, debido a una mala colocación del tampón o como consecuencia de un examen ginecológico…

También hay mujeres que nacen sin himen, aunque la proporción es minúscula (1 de cada 1,000 mujeres ).

¿Por qué hacerse una reconstrucción de himen?

Las razones son variadas, y pueden ir desde motivaciones físicas hasta motivaciones psicológicas:

  • Algunas mujeres que han sufrido el desgarro o rotura accidental del himen deciden restaurarlo para reparar ese daño involuntario.
  • La himenoplastia también ayuda a mejorar el placer sexual ya que tensa los músculos vaginales, que pueden haberse debilitado tras el parto, o como fruto del envejecimiento.
  • Debido a que el himen intacto sigue siendo en muchas culturas el reflejo de la pureza, muchas mujeres deciden reconstruírselo antes de su boda.
  • La revirginización puede permitir a la mujer retroceder en el tiempo y comenzar de nuevo, olvidando malas experiencias sexuales.
  • En determinados casos de agresión sexual, la himenoplastia puede ayudar a la mujer a restaurarse tanto física como psicológicamente; puede ser el inicio a la hora de tratar de recuperar el control sobre su vida.

En otras ocasiones se requiere la intervención contraria, es decir, realizar lo que se conoce como “penetración quirúrgica”. Algunas mujeres presentan un himen que cubre toda la abertura vaginal (himen imperforado) o un himen muy grueso o rígido. En ese caso se realiza un pequeño agujero en la membrana para permitir el paso del flujo sanguíneo.

Características de la intervención de himenoplastia

Se realiza con anestesia local y la duración de la intervención suele oscilar entre 1 y 2 horas.

Se puede realizar en la clínica sin necesidad de hospitalización. Para llevarla a cabo se corta suave y limpiamente la piel desgarrada alrededor de los bordes del himen, después de lo cual se sutura el tejido restante, dejando una pequeña abertura. Con esto se consigue restaurar el anillo himenario a su tamaño y forma normal.

Si la paciente no cuenta con piel suficiente como para restaurar el himen, o si directamente no existe un himen, el cirujano crea uno completamente nuevo empleando parte la mucosa vaginal o con tejido sintético. Si se quiere se puede agregar un pequeño suministro de sangre mediante un pedazo de colgajo vaginal, simulando así el sangrado tradicional que se produce en ocasiones al romperse.

Tras la intervención la paciente puede volver a trabajar al día siguiente, pero debe evitar la actividad extenuante, el levantamiento de objetos pesados y las relaciones sexuales.

Durante las primeras 48 a 72 horas se puede producir algún sangrado leve, pero es algo totalmente normal.

La recuperación completa se produce a las seis semanas.

Dr. Julio Puig: especialista en cirugía íntima
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *