¿Es lo mismo la presbicia y la fatiga ocular?

5/5 - (1 voto)

Vista cansada o presbicia y fatiga ocular pueden sonar como sinónimos, pero no lo son, existe una gran diferencia entre ellas.

La presbicia o vista cansada es el proceso de envejecimiento natural del cristalino que nos impide enfocar a distancia cercana e intermedia. Aparece generalmente a partir de los 45 años. Mientras que la fatiga visual es un proceso de cansancio visual, cuando ejercitamos durante muchas horas la vista. Esto ocurre cuando hacemos cualquier trabajo de fijación en que el ojo parpadea menos, se reseca, produciendo síntomas de fatiga visual, pero que puede aparecer a cualquier edad. No como la vista cansada que es un proceso que sucede a partir de la cuarta década de la vida”. Así lo explica el Dr. José Joaquín Muñoz, oftalmólogo de la Unidad de Presbicia/Vista cansada de Clínicas Oftalvist.

Fatiga visual

Este problema es cada vez más frecuente, debido al uso continuado de ordenadores, tablets, móviles, etc. La fatiga visual, también conocida como astenopia, es la respuesta de nuestros ojos frente al esfuerzo muscular excesivo durante un largo tiempo.

Cuando existe fatiga visual la visión se vuelve borrosa y aumenta la sensibilidad ocular al enfocar durante un largo período de tiempo, sobre la luz brillante de las pantallas. También aparecen manchas en el campo visual, escozor, picor y enrojecimiento de los ojos, sequedad ocular, e incluso dolor de cabeza, mareos y dolor cervical.

Puede prevenirse optimizando la iluminación, descansando la vista cada hora durante cinco minutos, manteniendo lubricados los ojos, parpadeando de forma consciente, colocando un filtro protector de pantalla, y adoptando una postura correcta frente al ordenador con una distancia de 50 cm.

Presbicia o vista cansada

Esta anomalía visual aparece a partir de los 45-50 años. El motivo es la disminución de la capacidad de acomodación del cristalino, es decir, la lente natural del ojo.

Con el paso del tiempo el cristalino pierde su elasticidad, impidiendo en las primeras fases, que podamos ver a cortas distancias de forma nítida. Con los años este defecto se intensifica, y será necesario llevar gafas para compensarlo.

A partir de los 55 años, la presbicia puede alcanzar +3.00 dioptrías, es decir, lo máximo que puede llegar a enfocar el cristalino.

Es un problema asociado al envejecimiento de los ojos, por lo que no se puede prevenir. La solución es exclusivamente quirúrgica.

¿Qué síntomas presenta la presbicia?

Visión borrosa de las letras de la pantalla, un libro, al enhebrar una aguja… Suele manifestarse cuando tenemos que alejar de los ojos cualquier objeto o material de lectura para poder enfocarlo. Dolor de cabeza o fatiga visual al realizar un excesivo esfuerzo para enfocar, especialmente a primera hora del día.

Tratamiento de la presbicia

Solo existen dos soluciones para la presbicia; una de ellas es utilizar gafas específicas para este problema ocular, la segunda es someterse a una operación. Esta última es la única solución definitiva.

Para someterse a esta cirugía el paciente debe ser mayor de 50 años y realizarse una serie de exámenes para determinar si es apto para la intervención. En los pacientes en los que además se detecte un incipiente desarrollo de cataratas, esta puede corregirse simultáneamente en la misma operación.

Se realiza un examen oftalmológico donde se determina cuál será el tratamiento y la lente a implantar. Tras esta valoración se procede al tratamiento quirúrgico que consiste en sustituir el cristalino por una lente multifocal.

La operación de presbicia puede llevarse a cabo de la forma tradicional o con láser.

Operación de presbicia tradicional

Se fractura el cristalino utilizando para ello una sonda que emite ultrasonidos. Luego se implanta la lente intraocular que sustituirá al cristalino.

Esta cirugía no requiere hospitalización, el paciente podrá volver a casa el mismo día de la intervención.

Cirugía de presbicia con láser

Se utiliza una plataforma láser de femtosegundo (Cirugía Excellence), que permite ablandar el cristalino y una mayor precisión en el centrado de la lente intraocular que se va a implantar durante la capsulorerexis (abertura circular), lo que repercute igualmente en calidad visual para el paciente. Además, a diferencia de con la cirugía tradicional se consigue un mejor control del astigmatismo y un menor traumatismo ocular.

Con la ayuda de ultrasonidos se aspiran los trozos de cristalino fragmentados. Seguidamente se implanta la lente multifocal. El paciente vuelve a casa el mismo día, y en pocas horas podrá retomar las actividades de su rutina diaria.

Si comienzas a tener síntomas de presbicia es necesario que acudas a la consulta del oftalmólogo para recibir un diagnóstico correcto y comenzar a utilizar las gafas que necesitarás para ver con nitidez, o estudiar la posibilidad de realizar una intervención para sustituir el cristalino del ojo.

Oftalvist. Tecnología, conocimiento y experiencia

Oftalvist en Masquemedicos

 

Oftalvist
Últimas entradas de Oftalvist (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.