Claves para un embarazo saludable: prevención, control y atención personalizada

5/5 - (1 voto)

Aunque cada estado fisiológico, como cada enfermedad, requieren un tratamiento médico especializado, las personas tomamos decisiones que afectan a nuestra salud, y en los embarazos, esas decisiones deben tenerse en cuenta de forma rigurosa ya que durante este periodo sus consecuencias pueden afectar tanto a la propia salud como a la del bebé.

La prevención, el control periódico y la atención personalizada son, por tanto, tres claves fundamentales para afrontar los embarazos de forma saludable y tomar las medidas necesarias ante cualquier patología asociada con la gestación, como la diabetes gestacional u otras enfermedades endocrinológicas, que afectan aproximadamente al 10% de las embarazadas y pueden producir alteraciones en el crecimiento del feto y riesgos de obesidad o enfermedad cardiovascular futuras.

Revisiones ginecológicas periódicas

Las revisiones ginecológicas no sólo son importantes durante el propio embarazo, sino que han de hacerse de forma periódica (como mínimo una vez al año), y de forma específica cuando una mujer decide quedarse embarazada. Gracias a los controles ginecológicos preventivos antes, durante y después de un embarazo, se pueden detectar y tratar quistes ováricos y otras enfermedades vaginales.

Primer trimestre

Si una mujer sospecha que puede estar embarazada, lo primero que tiene que hacer es confirmar la noticia y elegir el centro y el especialista al que confiará el seguimiento de la gestación. En esta primera fase se tomarán las pruebas analíticas necesarias para determinar si el embarazo puede conllevar algún tipo de riesgo.

Segundo trimestre

Para completar el diagnóstico prenatal, en la segunda fase del embarazo serán necesarias ecografías fetales periódicas para, entre otras razones, identificar el sexo y el correcto desarrollo anatómico y orgánico del bebé.

Tercer trimestre

Los controles de la tercera y última fase se completarán con nuevas ecografías y analíticas para comprobar la salud tanto del feto como de la madre, además de tomas de cultivo de vagina/recto y un estudio preanestésico de la embarazada para la preparación del parto.

Confianza

Por último, además de las medidas preventivas y los controles específicos que requiere la salud ginecológica en general y la específica de un embarazo, es fundamental que se establezca una relación de confianza entre la paciente y el/la especialista, ya que un tratamiento personalizado permite al facultativo/a conocer mejor el estado y la evolución de su paciente, y al paciente preguntar o desvelar ante el especialista cualquier duda o circunstancia relativa a su Salud.

Dra. Amparo Argudo, Especialista en Ginecología y Obstetricia en Valenclinic Agrupación Médica.

Valenclinic Agrupación Médica en Masquemedicos

Valenclinic Agrupación Médica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.