Lobuloplastia: la cirugía para cerrar la oreja rasgada

5/5 - (3 votos)

La reparación del lóbulo de la oreja es uno de los procedimientos más comunes que realizan los cirujanos plásticos. Se realiza para orificios auditivos agrandados y/o estirados en el lóbulo.

La causa se atribuye principalmente al uso de pendientes muy pesados que provocan el aumento de la dimensión del orificio, llegando incluso a partirse separándolos en dos.

También puede originarse por una atrofia de la grasa de dicha zona o por el uso de dilataciones. El resultado es un lóbulo con un aspecto totalmente antiestético que impide lucir pendientes.

El objetivo final de la cirugía es obtener un lóbulo homogéneo, sano, blando y flexible, con una cicatriz estética bien disimulada. En ocasiones también se procede a reducir su tamaño.

¿En qué consiste la lobuloplastia?

La solución en la mayoría de los casos suele ser quirúrgica.

El procedimiento para corregir el lóbulo rasgado se realiza de manera ambulatoria, es decir, no precisa de hospitalización. Se realiza bajo anestesia local y tiene una duración aproximada de 30 minutos (ambos lóbulos).

Una vez que se ha anestesiado la zona el cirujano procede a retirar la piel del interior del agujero o del desgarro para, a continuación, suturarlo tanto por la parte anterior como por la posterior con el objetivo de cerrarlo.

Es importante retirar esa piel que ha crecido en el túnel por el que pasa el pendiente, ya que si únicamente suturamos los bordes no conseguiremos un buen resultado quirúrgico, ya que los bordes no “pegarán”.

En los casos en los que además del desgarro del lóbulo haya una pérdida importante de grasa se puede reforzar la zona con una inyección de ácido hialurónico.

Lo recomendable es reparar el lóbulo cuando se detecte el desgarro; no hay que dejar que siga rasgándose con el paso del tiempo.

Cuando el lóbulo está muy poco rasgado se puede optar por procedimientos menos invasivos como el relleno con ácido hialurónico o con grasa propia.

¿Cómo es la recuperación?

El paciente puede hacer vida normal desde el primer momento, pero deberá llevar unas tiritas durante los primeros días para proteger y ocultar los puntos de sutura. El cirujano retirará dichos puntos pasados unos 10 días.

¿Cuándo puedo volver a hacerme el agujero en las orejas?

El nuevo agujero para los pendientes no debe hacerse antes de dos meses. Tiempo más que suficiente para que el lóbulo esté completamente regenerado y cicatrizado.

Es fundamental ser precavido y respetar el periodo de cicatrización anteriormente mencionado para que los resultados de la intervención sean los deseados. Si no respetamos los tiempos indicados el lóbulo volverá a rasgarse.

¿Cuánto cuesta la intervención?

Se trata de una intervención que no requiere de un importante dispendio económico. El precio puede variar en función del diagnóstico de cada paciente, pero suele oscilar entre los 150 y los 300 euros.

Más sobre lobuloplastia en drmolto.com
Dr. Moltó en Masquemedicos

Dr. Roberto Moltó García
Últimas entradas de Dr. Roberto Moltó García (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.