Qué es un orzuelo: síntomas y contagios

Es una infección bacteriana que se muestra en forma de grano que se forma en el borde del párpado, resultando doloroso, molesto y antiestético. Hablamos del orzuelo, una afección ocular que aparece en el mismo lugar que el chalazión, si bien son dos trastornos del párpado diferentes.

Orzuelo vs chalazión

En efecto, antes de definir el orzuelo vamos a diferenciar entre orzuelo y chalazión, pues requieren tratamientos diferentes. Resumiendo, el orzuelo en el ojo es la infección que se produce en el folículo de una pestaña y su glándula, mientras el chalazión es una afección no infecciosa que tiene origen en un orzuelo o blefaritis.

Básicamente, el orzuelo es un proceso agudo que ocasiona una infección, mientras el chalazión es un proceso crónico que inflama el párpado. Aun así, es complicado distinguirlos, por lo que será el oftalmólogo el que deberá hacer el diagnóstico para determinar qué afección tenemos en el párpado, ya sea un orzuelo, un chalazión u otro problema de salud, con el fin de realizar un diagnóstico precoz para que el tratamiento sea más eficaz.

Qué es un orzuelo

Una vez diferenciado el orzuelo del chalazión, podemos definir el orzuelo en el ojo, conocido médicamente con el término “chordeolum”, como una infección ocular provocado por el bloqueo de las aberturas de las glándulas sebáceas que se encuentran en los párpados.

La causa del orzuelo es una infección aguda que provoca la bacteria Staphylococus, derivando en el mencionado bloqueo, que a su vez ocasiona una pequeña masa nodular o abceso. En ocasiones, no es fácil de ver, puesto que se trata de un orzuelo interno, ubicado en la parte interior del párpado.

Por otra parte, tengamos en cuenta que pueden desarrollarse más de un orzuelo a la vez, incluso en el mismo párpado. Rara vez afectan a los dos ojos y, como hemos mencionado, pueden ser también de tipo interno.

Cuáles son sus síntomas

Los síntomas del orzuelo se han mencionado de forma dispersa en los anteriores epígrafes. Es decir, observaremos un enrojecimiento e hinchazón en la zona, justo donde las glándulas se han infectado, formando una protuberancia fácil de detectar.

La infección también provoca un ligero dolor, con tan solo presionar levemente, además del consabido punto blanquecino en el centro de la inflamación. En cuanto a la vista, no se suele perder visión, pero en ocasiones se ve borroso de forma temporal y se siente una incomodidad acusada.

Por otro lado, un orzuelo enquistado puede derivar en un chalazión que habrá que tratar de forma distinta al orzuelo, pues por lo general se precisa abrir y drenar.

¿Cómo tratarlo y prevenirlo?

A la hora de prevenir, no olvidemos que los orzuelos son contagiosos. Es decir, el binomio orzuelo contagio debe tenerse en cuenta tomando medidas prácticas como extremar la higiene en la zona ocular y en las manos, así como a la hora de realizar las curas.

También se recomienda no compartir productos de maquillaje ni otros accesorios relacionados con la higiene y cosmética. A su vez, debemos evitar pintarnos los ojos cuando se tiene un orzuelo.

De hecho, para la prevención de los orzuelos, al margen de los posibles contagios, se recomiendan buenas prácticas relacionadas con la higiene personal, en particular la relacionada con la limpieza ocular.

Su tratamiento, por último, suele exigir antibióticos y antiinflamatorios. Por otra parte, también será el oftalmólogo quien mejor pueda orientarnos sobre posibles remedios caseros de probada eficacia. Entre otros, se puede aplicar calor en la zona. Y, por último, no se recomienda su aplicación por nuestra cuenta, bajo riesgo de agravar la infección.

Si sufres de un orzuelo acude a un oftalmólogo. En Masquemedicos encontrarás a los mejores oftalmólogos de Madrid, Valencia, Alicante y todas las ciudades de nuestro país.

masquemedicos

masquemedicos

Masquemedicos es un buscador de médicos y clínicas con opiniones de sus pacientes.
masquemedicos

Artículos relacionados

masquemedicos

Masquemedicos es un buscador de médicos y clínicas con opiniones de sus pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *