Paladar ojival estrecho: Qué es y cómo tratarlo

5/5 - (1 voto)

El paladar estrecho, también llamado ojival, consiste en la deformación del paladar, haciéndolo más estrecho y elevado. Puede derivar en otros problemas como una mala posición dental, oclusión y masticación.

¿Cuáles son las causas de este problema?

Es un problema común en los niños. Puede ser de origen congénito o causado por malos hábitos dentales.

Chuparse el dedo o utilizar el chupete durante mucho tiempo es una de las causas principales. Aparece también en los pequeños que respiran por la boca de forma habitual, al tener dificultades para hacerlo a través de la nariz por vegetaciones, desviación del tabique nasal, etc.

¿Qué consecuencias tiene el paladar estrecho en la salud bucodental?

Este problema tiene consecuencias en el resto de la boca, perjudicando la erupción de los dientes de leche y los definitivos.

Es bastante común que el paladar ojival vaya acompañado de otras maloclusiones dentales como la mordida cruzada, dientes torcidos o apiñamiento dental.

¿Cómo puede tratarse el paladar ojival?

El tratamiento en niños y adultos es diferente. Los explicamos a continuación:

Tratamiento en niños de 6 a 12 años

En los niños de esta edad el paladar estrecho puede tratarse con un expansor o disyuntor palatino. Este aparato cuenta con un mecanismo que, desde el centro realiza una fuerza hacia los lados del maxilar superior, logrando ensancharlo poco a poco. Los huesos están formándose en estas edades, y aún no se han endurecido.

El expansor se coloca de manera fija en la boca, y es necesario llevarlo durante un tiempo comprendido entre 7 y 12 meses. El tiempo de tratamiento depende de las particularidades de cada caso. De forma paralela es posible corregir la posición de los dientes.

Una vez se haya realizado la expansión, el paciente tendrá un paladar que se desarrollará de forma adecuada el resto de su etapa de crecimiento.

Tratamiento en adultos

El tratamiento del paladar ojival en adultos es un poco más complejo, ya que los huesos ya se han desarrollado en su totalidad y también se han endurecido. En este caso es necesario recurrir a la cirugía maxilar y la ortodoncia.

¿Tiene consecuencias el no tratarlo?

La respuesta es sí. Se recomienda abordar este problema en la edad infantil, cuando los huesos pueden moldearse y el proceso es más rápido. Tal como explicamos antes, cuando el desarrollo óseo ha finalizado, no es posible recurrir a la ortodoncia interceptiva, es decir, al disyuntor de paladar, ya que este no puede colocarse en personas adultas, y se debe recurrir a la cirugía ortognática.

El tratamiento quirúrgico es más complejo y debe realizarse de la mano de un cirujano. Una vez que la estructura del maxilar es correcta, es necesario comenzar un tratamiento de ortodoncia para llevar los dientes a una posición adecuada.

Es importante detectar este problema en edades tempranas y darle solución. Las visitas regulares al dentista son claves en este proceso. Llevar a los niños al dentista periódicamente para una revisión, evitará problemas más graves en el futuro.

Clínica Dental Rafael Menéndez

Clínica Dental Rafael Menéndez en Masquemedicos

Clínica Dental Rafael Menéndez
Últimas entradas de Clínica Dental Rafael Menéndez (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.