¿Qué comer antes y después de una intervención de pecho?

Como todos los procedimientos quirúrgicos, las cirugías plásticas y estéticas requieren de una dieta específica y unos cuidados especiales tanto antes como después de la cirugía. También hay que tener en cuenta que las intervenciones de pecho varían en complejidad y tiempos de recuperación. No es lo mismo una reconstrucción mamaria que un aumento de pecho, por poner un ejemplo.

Lo que si es cierto es que hay un denominador común: todas las pacientes quieren recuperarse sin complicaciones y en el mínimo tiempo posible. Para que esto sea posible es fundamental seguir unas pautas alimentarias.

Antes de una intervención de pecho

Los días anteriores a cualquier cirugía de pecho hay que seguir una alimentación sana y equilibrada, eliminando el tabaco desde, al menos, diez días antes de la cirugía, y el consumo de alcohol, ya que dificultan la circulación sanguínea y disparan la tensión arterial.

También hay que evitar tomar café el día anterior a la cirugía, ya que puede generar nervios y ansiedad y elevar la tensión arterial. Para ese día previo a la cirugía, se recomiendan los alimentos ligeros y de fácil digestión y, si se va a utilizar anestesia general, hay que acudir en ayunas.

Para los días anteriores se recomiendan las frutas y las verduras ricas en vitamina C, que aumentan la energía y ayudan al organismo a prepararse para la fase posoperatoria, ya que favorecen la cicatrización y la formación de colágeno.

También hay que apostar por los hidratos de carbono, ya que el organismo los asimila con facilidad y ayudan a mejorar el tránsito intestinal. Las proteínas que incluyen los pescados, la carne roja, el pollo, el pavo, los huevos, el marisco… ayudan a mantener la musculatura, que se va a quedar totalmente inactiva tras la cirugía de pecho.

Además, las grasas buenas (nunca grasas saturadas) que podemos encontrar en el aguacate, los frutos secos, el aceite de oliva… son saludables y necesarias. En definitiva, antes de cualquier cirugía hay que comer de todo, pero sin excesos, ya que es fundamental no subir de peso.

Alimentos para el posoperatorio y recuperación

Una elección nutricional correcta tras la intervención puede tener efectos muy beneficiosos en la paciente:

  • Ayuda a conseguir una cicatrización y una curación más rápida de las heridas, mitigando la posibilidad de que aparezcan complicaciones.
  • Aumenta los niveles de energía.
  • Estabiliza los procesos digestivos y evita el estreñimiento.
  • Ayuda a reparar el colágeno de la piel, la salud de los músculos, de los huesos…
  • Compensa la pérdida de sangre sufrida durante el procedimiento quirúrgico.
  • Ayuda al sistema inmunológico proporcionándole materias primas que le ayudan a protegerse de posibles infecciones.

Por esta razón, los cirujanos solemos recomendar alimentos ricos en vitaminas A y C. La vitamina A favorece el desarrollo de los tejidos blandos, las mucosas y la piel, además de mejorar la función inmune general. Este tipo de vitamina se puede encontrar en la col rizada, las espinacas, la zanahoria, la calabaza o el pimiento.

La vitamina C favorece la formación de colágeno, actúa como antioxidante para la piel y promueve la función inmune. Se encuentra, fundamentalmente, en cítricos como la naranja, en el kiwi, el mango, el brócoli o las patatas.

Los alimentos ricos en fibra (pan integral, cereales, verduras…) se recomiendan para estabilizar los procesos digestivos reduciendo el riesgo de estreñimiento, algo muy común tras una cirugía.

Las proteínas también son necesarias para reparar y reconstruir el tejido muscular dañado. Se debe apostar por carnes magras como el pollo, el cerdo o el marisco, evitando las carnes rojas que cuentan con altos de niveles de grasas saturadas.

El zinc, presente en alimentos como los huevos, la carne de cangrejo o las semillas de sésamo y calabaza, es necesario para activar y desarrollar las células que participan en el proceso inmunológico y en la curación y cicatrización de las heridas.

Y, por supuesto, hay que beber mucha agua. Cuando el cuerpo se está recuperando de una cirugía es fundamental mantenerse hidratado. El agua ayuda a estabilizar el metabolismo, limpiar las impurezas , combatir la fatiga, reducir el dolor de las articulaciones…

Dr. Julio Puig: especialista en cirugia de mamas en Valencia y Gandia
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *