Psicología y nutrición: cómo se relacionan

Con el aislamiento algunas personas están aumentando de peso, y es que las sensaciones de ansiedad y estrés que provoca la situación actual, afecta a nuestra forma de comer.

Existe una relación innegable entre el estado psicológico y la alimentación, de allí que la psicología y la nutrición vayan de la mano.

Psicología y nutrición: el dream team de la salud

Existen variables psicológicas relacionadas con el éxito al seguir una dieta. Aunque sea difícil de creer, la psicología puede ser de gran ayuda para mejorar la adherencia a una dieta, y lograr los resultados deseados.

La atención psicológica puede ser clave para que las personas consigan llevar a cabo modificaciones importantes en su conducta alimentaria y estilo de vida. Herramientas como la evitación de estímulos y la planificación, resultan beneficiosas para realizar una dieta.

Para lograr un cambio permanente en las costumbres que afectan a la alimentación y combatir la obesidad, el papel del psicólogo es muy importante. También en los casos de trastornos alimentarios, no sólo basta con una alimentación equilibrada y saludable, la atención psicológica es indispensable.

Psicología de la nutrición

Ya que la nutrición y la psicología se complementan en los casos mencionados, no es de extrañar que se haya desarrollado una especialidad que se ocupe específicamente de este ámbito, y es la psicología de la nutrición.

Se encarga del estudio del vínculo entre los factores sociales, emocionales y educativos con la nutrición. La calidad de dicho vínculo es esencial para un desarrollo saludable.

El problema del sobrepeso y la obesidad va más allá de perder peso, muchas veces se encuentran presentes no solo factores nutricionales y de alimentación, sino también psicológicos. Por ejemplo, una personas tienen un día estrés laboral y cuando llega a casa, libera dicho estrés realizando una ingesta excesiva, esto deriva en sentimiento de culpa, que a su vez, predispone a que la personas continúe con el atracón dado la culpa que tiene.

Tal como mencionamos al principio del post también existe un factor emocional a la hora de comer, digamos que hay un vínculo bidireccional innegable entre la alimentación y el estado anímico de una persona. Algunos dejan de comer cuando están tristes, o comen en exceso cuando están ansiosos. También cuando comen más de la cuenta se sienten culpables, o cuando cuidan la dieta, se sienten felices y motivados, mejorando su autoestima.

Como ves la interacción entre los profesionales de la psicología y la nutrición es más que necesaria para alcanzar el éxito de al realizar un cambio de hábitos. En este sentido, Clínicas Origen ha creado el Programa Cuídate, cuyo objetivo es ayudar a las personas a gestionar su relación con la comida de una forma sana. Aprender hábitos saludables, logrando aumentar su seguridad y mejorar su calidad de vida.

Si has aumentado de peso en esta cuarentena, o ya venías sufriendo problemas de obesidad o sobrepeso desde antes y quieres cambiar y mejorar tu vida, la ayuda combinada de los profesionales de nutrición y psicología de este programa es ideal para alcanzar tus metas y sentirte mejor contigo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *