Recuperación de la reducción de pecho

5/5 - (2 votos)

El camino que lleva a una mujer a decidirse por una reducción de pecho suele ser largo. La cirugía a menudo se busca tras años de incomodidad y dudas.

La reducción de pecho, como su propio nombre indica, es la intervención quirúrgica mediante la que se reduce y remodela tanto el tamaño como la forma de una o de las dos mamas de la mujer. Muchos cirujanos decimos que se trata de una “cirugía feliz”, ya que la tasa de satisfacción es de las más altas dentro del campo de la cirugía plástica.

La cirugía no dura más de dos horas; pero hay que tener en cuenta que la recuperación requerirá de una importante inversión de tiempo; especialmente durante las primeras semanas tras la cirugía.

Para llevar a cabo la intervención se suele realizar una incisión vertical hacia abajo desde la areola y otra horizontal en el surco que hay debajo de la mama, como si fuese una “T”. A partir de esta incisión se procede a extirpar el exceso de grasa, tejido mamario y piel, recolocando el pezón y la areola en la posición adecuada.

En algunos casos se realiza una liposucción para complementar los resultados.

¿Cómo es la recuperación de la reducción de senos?

El día de la cirugía de reducción de senos también será el primer día de recuperación. La intervención se realiza bajo anestesia general; a medida que la paciente se despierta lentamente se le irán dando indicaciones para tratar el dolor y/o la sensación de náuseas.

Una vez que la paciente esté lo suficientemente despierta, se le darán instrucciones para el cuidado de la incisión en el hogar, además de informarle de las distintas limitaciones en la rutina diaria; también se le recetaran medicamentos siempre que sea necesario.

La paciente debe hacer tantas preguntas como necesite. Si no hay complicaciones, se dará el alta el mismo día de la intervención. Ahora bien, en función de la evolución de la paciente puede ser necesario un ingreso hospitalario de 24 horas.

Tendrá que llevar vendajes sobre las incisiones para cicatrizarlas y deberá ponerse un sostén posoperatorio para fijar los resultados. La paciente notará enseguida que, aunque estén un poco hinchados, sus pechos son más pequeños. El sostén posoperatorio se sustituirá a los 2/3 días por un sujetador deportivo, que habrá que llevar durante dos semanas.

Lo ideal es tomarse de una a dos semanas de reposo, sin ir al trabajo y sin realizar otro tipo de obligaciones. Algunas pacientes pueden volver a trabajar después de tres o cuatro días, especialmente si tienen trabajos de oficina.

La primera fase de postoperatorio es el momento en el que se debe comer bien, beber muchos líquidos y evitar levantar objetos pesados ​​y realizar actividades extenuantes.

El grado de dolor varía de una paciente a otra, pero la mayoría de las pacientes se sorprenden al comprobar que el dolor es menor de lo que esperaban. De hecho, la mayoría de las pacientes se quejan más de una sensación como de “opresión” que de un dolor intenso.

No obstante, es importante no dejar que el dolor se adelante, especialmente durante los primeros tres/cinco días. Se deben tomar los analgésicos a tiempo, ya que pueden tardar en hacer efecto.

Aunque el cuerpo necesita descansar y es fundamental tomar precauciones, la paciente no debe pasarse la primera semana en la cama.

Parte de la recuperación debe incluir actividades suaves, como caminar; además de un regreso gradual a actividades más intensas (no es recomendable practicar deporte intenso hasta que transcurra un mes).

Además, si dejaste de fumar antes de la cirugía, no cedas a la tentación de empezar de nuevo. Fumar puede interferir con el proceso de curación.

Transcurrido el primer mes la paciente podrá comprobar como las incisiones sanan y va desapareciendo el dolor de cuello y hombros; además de mejorar el movimiento. Puede ser tentador usar ropa ajustada que antes no se podía usar, pero por ahora, es mejor usar ropa interior suave y ropa más holgada que no interfiera con la cicatrización de las incisiones.

Una vez que las incisiones hayan sanado, es probable que el cirujano le sugiera que comiences a usar algún tipo de producto a base de silicona (crema) en ellas para reducir su apariencia.

La recuperación completa puede prolongarse de 12 a 18 meses. Seguir los consejos del cirujano marcará la diferencia.

Más sobre la reducción de pecho en www.gonzalez-fontana.com
Dr. González-Fontana en Masquemedicos

Dr. Ramón González-Fontana
Últimas entradas de Dr. Ramón González-Fontana (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.