Tipos de daltonismo y su diagnóstico

El daltonismo es un alteración genética que afecta a la visión y se manifiesta impidiendo una correcta percepción de los colores. Se trata de un problema que aparece con mayor frecuencia en los hombres, afectando a un 8% de los varones, frente al 0.5% de mujeres que sufren esta patología.

La visión de los colores es posible gracias a tres tipos diferentes de fotorreceptores retinianos, más conocidos como conos: azules, verdes y rojos. Estos absorben la luz y transmiten al cerebro la información, donde se forma cada uno de los colores según la información recibida de cada cono.

Tipos de daltonismo

Existen diferentes tipos de daltonismo, abarcando desde una confusión leve entre los colores rojo-verde, hasta la total incapacidad para ver los colores y la merma de la agudeza agudeza visual. La Dra. Pilar Casas, oftalmóloga en Vissum los explica.

Monocrómatas

En las personas que sufren daltonismo monocromático solo funciona uno de los tipos de conos, y la visión de la luz y el color se reduce también a una dimensión. Así, pueden presentarse tres variaciones de este:

  • Monocromatismo de conos azules: afecta a 1 de cada 100.000 personas. Perjudica la agudeza visual, produce fotofobia y nistagmus (movimiento involuntario y repetitivo de los ojos).
  • Monocromatismo de conos verdes: sólo se detecta el color verde. Son muy pocos los casos en los que se presenta este tipo de monocromatismo.
  • Monocromatismo de conos rojos: sólo funcionan los conos rojos. Al igual que el monocromatismo de conos verdes, es muy poco común.

Tricrómatas anómalos

En estos casos funcionan los tres tipos de conos, pero uno de ellos no lo hace correctamente, por lo que la persona percibe alteraciones en los tonos de color. Existen tres tipos:

  • Deuteranomalía: alteración funcional de los conos verdes. Se presenta en un 6% en los hombres, mientras que en las mujeres solo en un 0,4%. En este tipo de daltonismo existe una ceguera incompleta para el color verde, caracterizada por menor saturación de los colores, menor discriminación en la zona del verde y rojo y aumento de la proporción de rojo.
  • Protanomalía: alteración de los conos rojos que impide diferenciar este color. Con una prevalencia del 1% en varones y 0,1% en féminas.
  • Tritanomalía: alteración de los conos azules que se traduce en que el paciente no puede diferenciar correctamente algunos tonos de azul y amarillo. Es el tipo menos común y aparece en un 0,01% tanto en hombres como en mujeres.

Dicrómatas

Es un defecto medianamente grave en el que uno de los conos no funciona en absoluto. Es un problema hereditario y puede manifestarse en tres tipos diferentes:

  • Protanopia: ausencia total de los conos rojos. Los individuos que sufren protanopia padecen una pérdida clara de sensibilidad a la luminosidad del extremo rojo del espectro cromático.
  • Deuteranopia: ausencia de los conos verdes. Existe una deficiencia a la hora de discriminar entre verde y rojo.
  • Tritanopia: ausencia de los conos azules. Se trata de una de las alteraciones de la visión cromática menos frecuentes y se produce cuando los conos que captan la porción azul del espectro visible, experimentan una pérdida de actividad. Las personas afectadas de tritanopia sufren una mayor pérdida en la percepción del espectro.

Acrómatas

En este tipo de daltonismo no funcionan ninguno de los tres tipos de conos, por lo que el individuo ve en blanco y negro y además ve reducida su agudeza visual. Únicamente se presenta un caso por cada 100.000 personas.

¿Por qué es importante diagnosticar el daltonismo?

Esta alteración se detecta en la consulta del oftalmólogo mediante la realización de una serie de pruebas. Si se detecta una anomalía se llevarán a cabo test más específicos para determinar el tipo de daltonismo que padece el paciente.

El test de Ishihara discrimina una deficiencia rojo-verde, que es el problema más frecuente. Consiste en una serie de 38 láminas en las que se muestran imágenes compuestas de puntos de diferentes tonalidades de verde o de rojo en las que el paciente debe indicar qué número se puede observar insertado en la misma.

Para diagnosticar las deficiencias en lo conos azules, se requieren otras pruebas como el test de Richmond HR 2002 o el test de Farnsworth F2.

La detección de esta anomalía de visión es importante porque, aunque no existe tratamiento, sí existen lentes correctoras que pueden aliviar algunas modalidades de este trastorno. Además, se puede instruir a los niños en el manejo de algunas herramientas y procedimientos que les puedan servir para diferenciar los colores. Esto repercute en un mejor rendimiento académico y en una menor ansiedad del pequeño en las aulas.

En cuanto a los adultos, conocer este trastorno visual les ayuda a desenvolverse en su entorno, a combinar los colores a la hora de vestirse, a orientar su carrera profesional, a aprender a circular por carretera diferenciando correctamente las señales de tráfico, los carteles luminosos, los semáforos…

Vissum Corporación Oftalmológica

Vissum, Corporación Oftalmológica en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *