Reproducción asistida

Avances de los derechos reproductivos de la comunidad LGTBIQ+ en España

4/5 - (4 votos)

En España ha habido importantes avances en derechos reproductivos para el colectivo LGTBIQ+. No obstante, aún persisten desafíos. A diferencia de otros países europeos, donde las barreras legales todavía dificultan el acceso a técnicas de reproducción asistida para mujeres solteras, parejas de lesbianas y personas trans, en España existe un marco legal más permisivo. Desde hace años, las mujeres sin pareja o en relaciones del mismo sexo tienen acceso a una variedad de tratamientos de reproducción, marcando una diferencia positiva en la igualdad de derechos en este ámbito con respecto a otros países de nuestro entorno.

En la última modificación legislativa, se amplió el acceso a la reproducción asistida en la sanidad pública a mujeres sin pareja, lesbianas y personas transexuales con capacidad de gestar. Este cambio revierte la restricción anterior impuesta en 2014, que excluía a mujeres solteras y parejas de mujeres, e introduce, por primera vez de manera específica, a personas transexuales.

Esta normativa también reconoce el derecho a la filiación de hijos e hijas de parejas de mujeres lesbianas, incluso si no están casadas. Adicionalmente, en esta actualización legislativa se eliminó el requisito de tener al menos 18 años para congelar gametos en la sanidad pública en casos donde alguna enfermedad o tratamiento pueda afectar la capacidad reproductiva. Es importante destacar que, aunque se puedan congelar antes, no será hasta los 18 años cuando se pueda tomar la decisión de utilizarlos.

A pesar de estos avances, existen desventajas notables en las listas de espera del sistema de salud público para acceder a la reproducción asistida. Las esperas son largas, el número de intentos permitidos es limitado y hay restricciones basadas en la edad, ya que no se aceptan solicitudes de mujeres mayores de 40 años y hombres mayores de 55. Además, las parejas de mujeres lesbianas y bisexuales se enfrentan a dificultades al intentar acceder al Método ROPA, tanto desde el punto de vista burocrático como económico:

  • Barreras burocráticas: el Método ROPA no forma parte de la cartera de servicios de la Seguridad Social. Aunque cada comunidad autónoma tiene sus propias regulaciones para tratamientos de reproducción asistida cubiertos, ninguna incluye específicamente el Método ROPA. Esto se debe principalmente al elevado coste de la fecundación in vitro, y la Seguridad Social prioriza la inseminación artificial que tiene un coste notablemente inferior. Esta decisión busca utilizar eficientemente los recursos limitados del sistema de salud pública.
  • Barreras financieras: derivado de lo anterior, muchas parejas de mujeres recurren a clínicas de reproducción asistida privadas para acceder a este tratamiento. Sin embargo, por esta vía los importes no son pequeños. Esto representa una carga financiera insalvable para muchas parejas cuando sus recursos económicos son limitados, ya que los tratamientos de reproducción asistida pueden requerir varios intentos y visitas médicas.

Confiamos que en los próximos años se sigan produciendo avances en materia de derechos sexuales y reproductivos para beneficio de toda la sociedad.

Clínica de Fertilidad IMF Easyfiv

Clínica de Fertilidad IMF Easyfiv en Masquemedicos

Clínica de Fertilidad IMF Easyfiv
Últimas entradas de Clínica de Fertilidad IMF Easyfiv (ver todo)

Un comentario en «Avances de los derechos reproductivos de la comunidad LGTBIQ+ en España»

  • Supongo que este mensaje probablemente va a ser censurado, pero haremos la prueba por si al menos en este blog queda un mínimo espacio para la libertad de expresión.

    Reproducirse no es ningún derecho como no lo es tener ojos azules o ser alta. Si te toca, perfecto, pero nadie tiene “derecho” a nada de eso.
    Esta aberración de condenar a un niño/a a ser huérfano/a de padre o madre y “normalizar” que la vida “se equivoca” al “asignar sexos sólo puede contribuir a empeorar esta sociedad de enfermos que estamos construyendo. Luego nadie se extrañe de que lleguen otros pueblos más sanos mentalmente en estas cuestiones y más vigorosos y nos estén sustituyendo; eso, o que los partidos neofascistas estén en auge en todo Occidente. Cuando llegue a hora de echarse las manos a la cabeza pensar cómo la gente se pudo radicalizar tanto, en sus espejos encontrarán a algunos de los culpables.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *