Beneficios del ácido hialurónico en los labios y en el tratamiento de las arrugas faciales

5/5 - (1 voto)

La cara es nuestra principal tarjeta de visita. Se trata de la única parte del cuerpo que mostramos constantemente. En nuestro rostro se reflejan todos nuestros sentimientos y cómo es nuestro estado de ánimo.

Un rostro envejecido o con algún tipo de lesión puede distorsionar nuestra propia imagen y la manera en la que nos ven los demás, provocando daños en la autoestima.

Por ello, la estética facial ha ido ganado adeptos año a año, ya que es una rama de la cirugía plástica y estética que ayuda a las personas a aumentar la confianza en sí mismas, permitiéndonos múltiples opciones:

  • Mejorar los contornos faciales y del cuello.
  • Rehidratar y tensar la piel del rostro.
  • Recuperar el volumen en los pómulos y las mejillas.
  • Eliminar pliegues y arrugas.
  • Atenuar los signos del envejecimiento facial.
  • Mejorar la armonía facial.
  • Solucionar problemas fruto de accidentes o lesiones…

Cada persona tiene unas características propias que deben ser analizadas y supervisadas por un médico especialista (estado de salud, tipo de piel, estructura facial…). Para obtener los mejores resultados, es fundamental realizar una evaluación previa con diagnóstico antes de someterse a cualquier tratamiento.

El ácido hialurónico es una sustancia que nuestro cuerpo produce de forma natural, y cuya infiltración posee innumerables beneficios para el aumento de labios, así como para el relleno de arrugas y para aportar volumen en numerosas zonas faciales como pómulos o mentón.

¿Cómo podemos rellenar las arrugas faciales?

El ácido hialurónico es uno de los rellenos dérmicos estrella. Se trata de una molécula que forma parte de nuestra piel de manera natural, y que se encarga de hidratar la piel y producir colágeno. Con los años la producción de ácido hialurónico va disminuyendo, provocando que la piel envejezca, perdiendo su volumen y su brillo.

El ácido hialurónico se emplea para rellenar arrugas, cicatrices, para hidratar la piel y para dar volumen en distintas áreas del rostro (pómulos, mejillas, labios o mentón). Se aplica directamente sobre la zona a tratar mediante microinyecciones.

Es un tratamiento natural, mínimamente invasivo y de efecto inmediato (rellenador y estimulador). Sus beneficios mejoran a medio y largo plazo. Esta sustancia favorece la proliferación de factores de crecimiento cutáneo, que son fundamentales para regenerar tejidos dañados, ralentizando el proceso de envejecimiento facial.

¿Cómo mejorar las arrugas de expresión?

En estos casos, el mejor aliado es la toxina botulínica tipo A, más conocida como Botox. Se trata de una sustancia ideal para tratar las líneas de expresión, especialmente en el tercio superior de la cara (arrugas en frente, entrecejo, patas de gallo…).

Una vez inyectada en la zona a tratar, la toxina botulínica relaja la musculatura, deteniendo la excesiva movilización muscular, atenuando de esta forma las arrugas de expresión o arrugas dinámicas. Es un tratamiento mucho más efectivo cuando se aplica de manera preventiva que cuando se utiliza de manera rectificadora.

¿Cómo mejorar el aspecto de la nariz sin cirugía?

Gracias a los rellenos dérmicos también podemos tratar el aspecto y la forma de la nariz. Inyectando hidroxiapatita cálcica (Radiesse) y/o ácido hialurónico Juvederm® se pueden disimular las jorobas nasales, mejorar hundimientos en el perfil de la nariz, tratar puentes nasales debilitados, conseguir una mejor definición y perfilado de la nariz, corregir defectos superficiales, corregir narices previamente intervenidas con secuelas antiestéticas…

Se trata de un procedimiento totalmente indoloro que se realiza con sustancias totalmente biocompatibles, por lo que no provocan rechazo por parte del cuerpo.

Para conseguir los resultados deseados se necesiten de dos a tres sesiones, que tienen una duración de entre 15 y 20 minutos. La recuperación y la vuelta a la vida normal es inmediata, aunque puede aparecer un poco de hinchazón.

Los rellenos dérmicos con Radiesse perduran de 18 a 24 meses, mientras que los rellenos con ácido hialurónico duran de 9 a 12 meses. Ambos rellenos permiten modificar los resultados en cualquier momento.

¿Cuáles son los beneficios del ácido hialurónico en los labios?

Como hemos comentado anteriormente, el ácido hialurónico es un tratamiento orgánico que ofrece un efecto regenerador y de relleno que aplicado al área de los labios nos permite:

  • Mejorar el aspecto de los surcos nasogenianos y de las comisuras bucales.
  • Atenuar las arrugas verticales en labio superior (código de barras) y los pliegues y las cicatrices.
  • Perfilar y aumentar el volumen de los labios.

Como sucede con la mayoría de tratamientos de medicina estética, no requiere de ningún tipo de anestesia ni de ingreso hospitalario. El tratamiento tiene una duración de entre 15 y 20 minutos. Además, es una sustancia con una textura natural, totalmente “invisible” al tacto, cuyo efecto es duradero (hasta dos años).

Dr. Puig: especialista en relleno de labios, pómulos y mentón
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.