Cómo cuidar los pies cuando llega el calor

Llega la primavera, comienzan a subir las temperaturas porque el verano está ya a la vuelta de la esquina. Esther González, responsable de Clínica Podoactiva Pozuelo Madrid, nos da algunos consejos para proteger la salud de nuestros pies durante las épocas más calurosas.

En épocas de más calor ¿calzado abierto o cerrado?

Durante las épocas de más calor podemos utilizar calzado tanto abierto como cerrado, siempre que sean usados en las condiciones adecuadas.

“El calzado cerrado nos aporta mayor sujeción para terrenos inestables y suele tener una mayor amortiguación, característica ideal para largos recorridos. Cabe destacar que siempre habrá que elegir un zapato cerrado que transpire, tanto en invierno como en primavera”, indica González.

La podóloga añade que los calzados abiertos deben ser usados en terrenos estables en los que no tengamos riesgos, “llevar uno que esté sujeto al pie, con tiras en el talón y zona dorsal”.

También es importante que la suela sea resistente, evitando las que son demasiado finas. Estas pueden aumentar la tensión en la fascia plantar, el tendón de Aquiles y los gemelos.

En caso de utilizar plantillas personalizadas, se recomienda elegir modelos de verano con plantillas extraíbles de manera que podamos insertar nuestra plantilla y continuar con el tratamiento.

Elegir las sandalias adecuadas

Es muy importante escoger unas sandalias con sujeción en el talón y el antepié, fabricadas con materiales de calidad huyendo del plástico. Esther González nos explica las tres características del zapato perfecto:

  • Recoge el pie y le da sujeción a la hora de dar el paso.
  • Tiene unos buenos contrafuertes.
  • Posee una suela que amortigua cada paso.

“Desaconsejamos el uso de chanclas de manera continuada y durante tiempos prolongados por la inestabilidad que generan, ya que pueden modificar el patrón de la marcha. Con las chanclas se dan pasos más cortos y los dedos tienden a agarrarlas lo que favorece la formación de dedos en garra y tensiones en la fascia plantar“, apunta la experta.

Calzado deportivo en primavera ¿debe ser diferente al que usamos en invierno?

En el running, no hay diferencias entre el calzado de invierno y el de primavera. Debes mantener el mismo drop (diferencia de altura entre el talón y la zona delantera de la zapatilla) o apostar por uno ligeramente inferior del que has usado en invierno.

La diferencia la encontramos, sobre todo, en el calzado de montaña y en el de senderismo a la hora de elegir el tipo de bota. González explica que “lo ideal es escoger las botas con mayor transpiración durante las épocas calurosas para favorecer la transpiración de los pies”.

Hidratación de los pies en primavera

En primavera, nuestros pies pasan a estar expuestos a agentes externos que, en invierno, nos protege el calzado. Debemos ser más estrictos con la hidratación para evitar la formación de grietas o heridas producidas por la sequedad de la piel y que pueden ser puerta de entrada a infecciones, hongos y papilomas.

El consejo de la experta es “utilizar cremas específicas para los pies y aplicarlas por la noche antes de dormir. Tenemos que entender que la piel del talón es cincuenta veces más gruesa que la de la mejilla por lo que una crema que pueda ir bien para la cara puede ser absolutamente insuficiente para el pie”.

Las cremas específicas para el pie suelen incorporar un 20% de urea además de otros componentes.

Cuidados de los pies en las épocas de calor

Podríamos resumirlo en los siguientes consejos:

  • Hidratación, con el objetivo de prevenir grietas como hemos mencionado anteriormente.
  • Alternar el calzado para dejar que transpiren los pies y para variar ligeramente la altura del talón, evitando el uso prolongado de calzado muy plano que aumenta la tensión en la fascia plantar.
  • Elección correcta de materiales. Lo ideal es apostar por materiales que tengan una buena capacidad de transpiración.
  • Cambiar los calcetines las veces que sea necesario para mantener el pie seco.
  • Por último, si llevamos sandalias hay que proteger nuestro pie del sol aplicando crema de protección solar tanto en el dorso como en la planta.

Cuidado de las uñas de los pies en primavera

“Lo más importante es cortarse las uñas de forma recta, limando ligeramente las esquinas (picos) con una lima de cartón. Lo recomendable es utilizar un cortauñas o un alicate recto y hacerlo tras la ducha, ya que están más blandas”, señala la especialista en podología, y añade, “los pacientes diabéticos o personas con problemas de circulación tienen que tener más cuidado, ya que si se hacen heridas pueden tardar más en curarse”.

Aumento de sudoración en lo pies ¿qué hacer?

Con la llegada del calor la sudoración aumenta y debemos de seguir algunas pautas para evitar la aparición de hongos o lesiones en la piel. Las recomendaciones de la especialista de Podoactiva son:

  • Cuidar la higiene del pie con un lavado diario con jabón desinfectante, secando completamente todo el pie y siendo meticulosos, especialmente, en la zona entre los dedos.
  • Usar productos comerciales como talco o spray específico de podología para la sudoración.
  • Cambiar diariamente los calcetines. Es muy positivo que sean de materiales transpirables como algodón o lana, alejándonos de los materiales sintéticos.
  • Usar calzado fabricado con materiales de calidad, por ejemplo, cuero, que permiten la transpiración. Es muy importante airear los zapatos cuando llegamos a casa después de haberlos llevado todo el día.
  • Visitar al podólogo, como medida de prevención y toma de consejos específicos para el correcto cuidado de nuestros pies.

Más información sobre esta tema en el blog de Podoactiva.

Esther González, responsable de Clínicas Podoactiva Pozuelo Madrid

Pedir información

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *