¿Cómo es la recuperación de una cirugía de abdomen o abdominoplastia?

Rate this post

Una abdominoplastia es un tipo de intervención que se lleva a cabo en la zona del abdomen con el objetivo de corregir las distintas imperfecciones de dicha zona.

Es un procedimiento quirúrgico indicado para aquellas personas que, tras pérdidas bruscas de peso, embarazos u otras circunstancias, cuentan con piel sobrante, abundante grasa y flacidez muscular en el estómago.

Con la conocida como lipectomía abdominal o abdominoplastia se elimina la piel sobrante, la grasa de la parte inferior del abdomen y se tensa la musculatura abdominal, obteniendo un abdomen más firme, terso y plano.

Los pacientes que recurren a la abdominoplastia suelen ser mujeres que han dado a luz y que notan que su abdomen ya no es el que era, y personas que han perdido peso de manera masiva y que cuentan con un faldón colgante de tejido, que no se puede eliminar ni con la dieta ni con el ejercicio intenso.

La abdominoplastia tiene una duración de entre dos y cuatro horas, y se realiza bajo anestesia general. Para llevar a cabo la operación se realiza una incisión suprea-púbica en el abdomen. A partir de ahí se retira el exceso de piel, se tensan los músculos y se reposiciona el ombligo. A veces es necesaria una liposucción para afinar los resultados.

¿Cómo es la recuperación de la abdominoplastia?

El plazo de recuperación depende de varios factores: salud física del paciente, calidad de la piel, tipo de cirugía reparadora de abdomen realizada

Hay que tener en cuenta que no es lo mismo retirar exclusivamente la grasa y la piel sobrante que tensar los músculos.

La recuperación es más larga (puede prolongarse durante meses) cuando la cirugía reparadora actúa sobre la musculatura abdominal.

El postoperatorio de la abdominoplastia: inmediatamente después de la cirugía (en el hospital)

Son necesarios dos días de ingreso hospitalario para monitorizar los resultados.

Tras la cirugía, se cubre el abdomen con un apósito quirúrgico, una faja y dos drenajes.

El reposo en la cama se realizará en una posición de 60 grados para facilitar la recuperación.

Durante la estancia en el hospital el paciente comenzará a andar por la habitación y los pasillos bajo la supervisión del personal sanitario.

Si la evolución es correcta se retirarán los drenajes y se dará el alta hospitalaria.

Es fundamental que el paciente siga las recomendaciones y la medicación recetada para que el proceso de recuperación de la abdominoplastia sea satisfactorio.

Consejos para una mejor recuperación de tu cirugía estética de abdomen

El período de recuperación medio varía según los casos, entre 15 días y 3/4 semanas.

Algunos pacientes suelen pedirse un mes de baja para recuperarse perfectamente.

Se aconseja el reposo relativo durante los primeros días. Es normal sentir dolor y tensión al agacharse o estar de pie durante un período prolongado de tiempo; por ello, hay que escuchar las señales del cuerpo y no forzar la máquina.

Más vale una recuperación lenta que acelerar los procesos y provocar algún tipo de problema en la cicatrización. Por eso, no se debe reanudar la actividad física, incluido todo tipo de deportes, hasta que hayan transcurrido de seis a ocho semanas. Eso sí, es recomendable hacer ejercicios sencillos de pantorrillas y muslos ya a partir de los primeros días, para mantener la circulación activa.

A la hora de dormir es importante mantener la posición recomendada en el hospital, es decir, boca arriba y en 60 grados.

La faja de compresión postoperatoria habrá que llevarla durante 1 mes, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Esta faja compresiva ayuda a reducir la hinchazón y acelera la recuperación. También proporciona al paciente un apoyo y una protección de la zona abdominal mientras se recupera.

Durante los primeros 20 días habrá que acudir de forma regular a la consulta del cirujano, para comprobar la evolución de la cicatriz y realizar las curas correspondientes. La mejoría será progresiva durante las primeras 3 semanas.

Al cabo de un año las cicatrices se habrán atenuado y difuminado considerablemente y, en muchos casos, serán mucho más pequeñas y prácticamente inapreciables al ojo humano.

También es fundamental evitar la exposición solar prolongada para que no se produzca la coloración de la cicatriz. Se debe evitar el consumo de tabaco y la ingesta de alcohol durante al menos tres meses.

Es importante que el paciente siga unos hábitos saludables tras la intervención para que los resultados obtenidos se mantengan en el tiempo. Si el peso cambia, la cintura también puede cambiar, deshaciendo todo lo conseguido.

Dr. Julio Puig: especialista en abdominoplastias
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *