Abdominoplastia, la solución ideal para recuperar tu figura tras el embarazo

Es un hecho que tras el embarazo el cuerpo femenino sufre cambios y variaciones que en muchas ocasiones cuesta revertir. Por esta razón, intervenciones como la abdominoplastia han ido ganado popularidad entre las mujeres para recuperar la silueta pre-embarazo.

La abdominoplastia o cirugía del abdomen, también conocida como “tummytuck”, es un procedimiento de cirugía corporal cuyo objetivo es eliminar el exceso de piel abdominal, reconstruir la pared del abdomen y conseguir una cintura más estrecha, un vientre más plano, y una piel más tersa, firme y saludable.

Es la intervención indicada para tratar la piel abdominal suelta, flácida y excesiva que se origina como consecuencia de las fluctuaciones en el peso fruto del embarazo.

Además, como hemos comentado con anterioridad, permite resolver la flojedad muscular de la zona abdominal tan habitual tras aumentos y pérdidas posteriores de peso.

Hay que tener muy en cuenta que la abdominoplastia no es un procedimiento para perder peso, ni es un sustituto del ejercicio o de las dietas estrictas; es una intervención destinada a mejorar la forma del abdomen.

¿Qué debes saber?

  • Es una intervención que se recomienda para mujeres que han terminado de formar sus familias, ya que si la paciente vuelve a quedarse embarazada los resultados de la abdominoplastia pueden verse afectados. Hay que tener en cuenta que los músculos rectos del abdomen que se tensan durante la cirugía, pueden separarse de nuevo durante el embarazo.
  • La cirugía estética de abdomen no limita la capacidad de una mujer para volver a quedarse embarazada. La intervención no afecta a los órganos reproductivos.
  • Aunque los resultados de la abdominoplastia son permanentes, el resultado puede difuminarse si se producen fluctuaciones significativas en el peso. Por esta razón, se desaconseja la cirugía de abdomen a mujeres que están siguiendo un régimen de pérdida de peso.
  • Si la paciente lo desea, junto a la abdominoplastia se puede realizar en la misma intervención un ligado de trompas.
  • Además de combinar la cirugía del abdomen con procedimientos de esterilización, también existe la posibilidad de aprovechar la cirugía para eliminar las cicatrices de la cesárea o las estrías que pueden aparecer durante el embarazo.
  • También es muy habitual combinar la cirugía del abdomen con la liposucción, para complementar los resultados. Gracias a la liposucción se eliminan los depósitos de grasa acumulados que no responden ni ala dieta ni al ejercicio físico.

Según la cantidad de piel a retirar y del tamaño de la zona a tratar se emplea anestesia general o epidural; aunque en la mayoría de los casos nos decantamos por la anestesia epidural.

La magnitud de la cirugía también condicionará la estancia en el hospital.

Después de la operación es normal que la paciente sienta dolor leve o moderado que desaparece completamente tras tres o cuatro días (es necesario seguir una pauta analgésica según las recomendaciones del cirujano plástico).

La paciente deberá utilizar una faja abdominal compresiva para fijar los resultados de la intervención durante un período de cuatro a seis semanas

Cuando se combina la abdominoplastia con la liposucción es normal que aparezca un edema o hinchazón cutáneo que tiende a remitir progresivamente en un mes.

Dr. Julio Puig: especialista en cirugía del abdomen en Valencia y Gandia
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *