¿Cómo saber si tengo mamas tuberosas?

5/5 - (2 votos)

Cuando hablamos de mamas tuberosas o pechos tuberosos nos referimos a un tipo de anomalía en el desarrollo del seno, que se caracteriza por una base apretada y estrecha y un pliegue alto, lo que provoca que la mama se vea alargada, con forma de tubo.

Es decir, las mamas tuberosas son pechos que se desarrollan de forma parcial o incompleta; este problema en el desarrollo mamario puede afectar a las dos mamas, o solo a una de ellas.

Los senos tuberosos son más comunes de lo que parecen; ahora bien, pueden variar mucho en función del grado de deformación.

La fase de desarrollo del pecho de la mujer suele comenzar entre los 7 y los 14 años, en función de la genética. El desarrollo de las mamas es impulsado, fundamentalmente, por los estrógenos.

La mama puede estar completamente desarrollada desde los 13 a los 18 años, aunque pueden producirse variaciones graduales en el tamaño a lo largo de los años.

Aunque en la mayoría de las mujeres que cuentan con pechos tuberosos los niveles hormonales son normales, ocasionalmente, este problema de las mamas puede tener su origen en problemas con la producción de hormonas o por una respuesta deficiente del tejido mamario a las hormonas.

¿Qué características presentan las mamas tuberosas?

Pese a que los pechos tubulares pueden presentar tamaños y formas distintas, si que tienen algunas características comunes:

  • El tejido mamario presenta un aspecto cilíndrico, muy alejado de las formas redondeadas más habituales.
  • Se produce una constricción de tejido en la base de la mama.
  • En comparación con la mitad superior de la mama, la mitad inferior tiende a estar subdesarrollada.
  • Se aprecia un pliegue inferior del seno anormalmente elevado (nos referimos a la zona donde el seno se une con el pecho).
  • El ancho de la mama en la pared torácica tiende a ser estrecho.
  • Las mamas se ven muy separadas; la mama crece hacia adelante y se inclina hacia abajo, generando una importante falta de plenitud.
  • Las mamas presentan una apariencia flácida.
  • La areola es más grande de lo normal. Esto se debe a que el complejo areolar del pezón se ensancha y se ve antinatural, si lo comparamos con la forma y el tamaño general del seno.
  • Se producen asimetrías mamarias, ya que en ocasiones solo uno de los pechos se ve afectado, por lo que un pecho puede parecer poco desarrollado en comparación con el otro.

Las mamas tuberosas pueden clasificarse en diferentes categorías (clasificación de von Heimburg) en función del grado de deficiencia del volumen glandular, del grado de constricción de la base del seno…

Todas estas características ayudan al cirujano a la hora de determinar el mejor tratamiento quirúrgico para la paciente.

Dr. Antolín: especialista en corrección de mamas tuberosas
Dr. Pedro Antolín en Masquemedicos

Dr. Pedro Antolín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.