Corrección y relleno de cicatrices

Cuando hablamos de cirugía, irremediablemente tenemos que hablar de cicatrices, es un binomio indivisible.

Se puede decir que no hay cirugía sin cicatriz, porque no hay intervenciones quirúrgicas sin incisiones, aunque sean totalmente inapreciables para el ojo humano y traten de realizarse en lugares poco visibles.

El paciente debe tener en cuenta que cualquier cirugía deja una cicatriz; es una marca del procedimiento, y una parte fundamental del proceso de curación del cuerpo.

El tipo y el tamaño de la cicatriz dependerá de la intervención llevada a cabo y del área tratada. No es lo mismo la cicatriz que queda tras una abdominoplastia, que la cicatriz que deja un aumento de mamas, por poner un ejemplo.

El proceso de cicatrización

La cicatrización de la incisión quirúrgica consta de distintas etapas, no termina cuando el cirujano realiza la sutura:

  • Fase productiva: dura unos tres meses. Es el periodo en el que el propio organismo se encarga de limpiar los tejidos y procurar el cierre de la incisión. Durante esta fase acuden a la herida gran cantidad de células para sanarla.
  • Fase de maduración: durante esta fase la cicatriz deja de ser rosada y notoria y se blanquea y aplana; además, las células desaparecen y las fibras de colágeno se orientan.

La calidad de la cicatriz depende más de las características genéticas del paciente que de la actuación del cirujano; siempre que no se cometa ninguna imprudencia médica.

El cirujano debe tratar de disponer los tejidos de tal manera que se facilite la curación, permitiendo que la naturaleza cumpla su función. Esto no quiere decir que no se pueda influir durante el proceso de cicatrización para mejorar el resultado estético.

¿Se puede eliminar o atenuar una cicatriz?

Como hemos comentado anteriormente el cirujano puede actuar sobre la cicatriz empleando distintas técnicas.

Se puede ayudar al proceso de cicatrización con técnicas como la presoterapia, recetando medicamentos adecuados, haciendo uso de infiltraciones o resuturando la cicatriz… también se pueden remover las capas superficiales de la piel con técnicas como la dermoabrasión o el láser.

Otra cosa es cuando el paciente ha terminado el proceso de cicatrizaron y el resultado es desfavorable. En ese caso es necesario realizar una revisión de la cicatriz empleando diferentes aproximaciones:

Lipofilling o injerto de grasa

Mediante el lipofilling o injerto de grasa, las células de grasa del propio paciente, previamente extraídas mediante técnicas de liposucción de una zona donante, -generalmente del abdomen- pueden ser inyectadas –una vez tratadas y purificadas- directamente sobre las cicatrices.

Con ello tratamos de rellenar la textura desigual, creando una apariencia más suave, corrigiendo la depresión existente, mejorando la elasticidad de los tejidos y disminuyendo la pigmentación de la piel.

La grasa propia permite la regeneración y la mejora de la hidratación y la vascularización del área tratada.

A diferencia de otros rellenos dérmicos como puede ser el ácido hialurónico:

  • Los injertos de grasa son totalmente biocompatibles, no producen apenas rechazo por parte del cuerpo humano.
  • Tienen una duración muy superior; la mayor parte de los adipocitos inyectados permanecen indefinidamente en el cuerpo del paciente.

Reducción de cicatrices por despegamiento o por escisión

Cuando la cicatriz no puede tratarse mediante el injerto de grasa u otros procedimientos estéticos, hay que tratarla quirúrgicamente.

Se trata de un procedimiento mediante el que se elimina la vieja cicatriz para crear una nueva con un aspecto más estético.

Para ello hay que adormecer la zona con anestesia local y romper el tejido cicatricial que es el causante de que la piel esté metida hacia adentro creando cicatrices antiestéticas.

Una vez que se ha conseguido esto, la piel queda libre para situarse en su posición correcta.

La curación de este procedimiento exigirá de un mínimo de tres meses hasta que el tejido de la nueva cicatriz se suavice.

Dr. Julio Terrén: especialista en lipofilling
Dr. Terrén en Masquemedicos

Dr. Julio Terrén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *