Diagnóstico previo al tratamiento de fertilidad

Rate this post

Para poder realizar un tratamiento de reproducción asistida adecuado, es necesario conocer las causas que originan el problema de fertilidad, tanto en la mujer como en el hombre, ya que la dificultad puede hallarse en cualquiera de los dos, e incluso en ambos.

En los hombres se estudian principalmente los parámetros del esperma, a través de diversos test, porque el seminograma es una prueba demasiado ‘panorámica’.

En el caso de las mujeres se valorará su reserva funcional ovárica, es decir, la capacidad que tienen sus ovarios para la producción de óvulos que puedan ser fecundados, así como la integridad del aparato genital femenino.

Al valorar la reserva ovárica los parámetros más relevantes son el Recuento de Folículos Antrales, y la determinación de la hormona Antimülleriana (AMH).

Estudio de la fertilidad femenina

El primer paso para lograr comprender los problemas que no permiten que una pareja pueda tener hijos, es el estudio integral de la fertilidad femenina. Además, gracias a este estudio se determinará cuál es la solución adecuada en cada caso.

Es imprescindible que se realicen los análisis pertinentes a los dos miembros de la pareja, ya que la dificultad para concebir puede venir por ambas partes.

El estudio integral de la fertilidad de la mujer permite conocer cuál es el método de reproducción asistida óptimo para su caso concreto.

Es importante recordar que las pruebas que se realizan en este estudio son indoloras.

Cada estudio de la fertilidad es personalizado en función de las características de la paciente. Las pruebas son diferentes dependiendo de su edad y de las necesidades particulares que manifieste, siempre con el objetivo de conseguir los mejores resultados.

Paso a paso del estudio integral de fertilidad femenina

Después de una primera toma de contacto con la paciente, se le abrirá un historial clínico en donde se incluirán los antecedentes familiares, hábitos de vida, tiempo de disfunción reproductiva, etc.

En este historial también se incluye un examen físico y ginecológico completo, y una serología en los que que se detectarán posibles enfermedades de transmisión sexual.

Realizando una ecografía vaginal se analiza el aparato genital interno de la mujer, el objetivo es conocer el estado del sistema reproductor al completo.

Seguidamente, se estudiará la capacidad de la paciente para generar óvulos, mediante un recuento ecográfico de los folículos antrales. Esta prueba además ayuda a descartar posibles enfermedades en los ovarios.

Se realiza además un análisis hormonal, con el fin de conocer el funcionamiento ovárico, los problemas que puede manifestar y las órdenes que reciben del cerebro.

Una vez realizadas estas pruebas, el equipo médico puede dar un diagnóstico preciso y una valoración del tratamiento de reproducción asistida más adecuado según sus problemas y necesidades.

Estudio integral de la fertilidad masculina

En el hombre también pueden manifestarse problemas de fertilidad, para conocer el motivo que le impide tener hijos de forma natural, se realizará un estudio integral de la fertilidad masculina. Gracias a estos análisis es posible determinar la solución óptima para su problema.

Recordemos que cuando una pareja acude a una clínica de reproducción asistida, los dos miembros de esta deben someterse a estudios de la fertilidad, ya que el problema puede estar en cualquiera de los dos, o en ambos.

Se trata de una análisis completamente personalizado. Las pruebas indicadas son diferentes según cada caso y teniendo en cuenta las necesidades específicas del paciente.

Al igual que el estudio de fertilidad realizado en las mujeres, es totalmente indoloro.

Gracias a estos análisis el paciente podrá conocer cuál es el método de reproducción asistida que le ofrecerá mejores resultados.

Paso a paso del estudio integral de la fertilidad masculina

El primer paso del estudio integral de la fertilidad en el hombre, es crear la historia clínica del paciente. En ella se analizará su estado físico, los hábitos diarios que mantiene que puedan estar afectando a la fertilidad, y el tiempo de disfunción reproductiva.

El segundo paso es realizar un seminograma. Esta es la prueba más importante para determinar la fertilidad en el hombre. Gracias a este análisis es posible conocer características macroscópicas tales como aspecto, viscosidad, volumen, tiempo de licuefacción, etc. También se analizan los aspectos microscópicos de la muestra de semen: número total y concentración de espermatozoides por milímetro cúbico, morfología, movilidad, etc.

Se realiza además una serología. Esta prueba del estudio integral de la fertilidad masculina permite realizar un análisis para la detección de cualquier posible enfermedad de transmisión sexual. Al igual que en la mujer, conocer esta información es primordial para avanzar hacia el tratamiento de reproducción asistida.

La siguiente fase es el REM (Recuento de espermatozoides móviles). En esta prueba se recuperan los espermatozoides que tengan una mejor movilidad entre aquellos que morfológicamente sean normales, con la finalidad de poder elegirlos ante la realización de una técnica de reproducción asistida.

Al finalizar las pruebas incluidas en el estudio de fertilidad, el equipo médico realiza un diagnóstico del problema que le impide al paciente tener hijos de forma natural, y determina el tratamiento de reproducción asistida óptimo para su caso en particular.

Todas estas pruebas, tanto en hombres como en mujeres, deben ser realizadas en una clínica de reproducción asistida, y de la mano de profesionales expertos, capaces de ayudar a la pareja a avanzar en el logro de su sueño de lograr el embarazo y ser padres.

HM Fertility Center

HM Fertility Center en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *