Elevación de pecho, consejos para recuperarte mejor

Rate this post

A medida que vamos envejeciendo nuestra piel comienza a perder parte de su elasticidad natural, lo que provoca un descolgamiento de los tejidos. Se trata de un proceso que afecta de forma distinta a las diferentes partes del cuerpo. Los pechos de la mujer no son una excepción.

La mayoría de las mujeres notan un cambio en la apariencia de sus senos fruto del envejeciendo de los tejidos, acentuadas por situaciones sobre todo la pérdida de peso y los embarazos. La genética es influyente y este cambio puede ser sutil para las mujeres con pechos más pequeños y mucho más evidente en las mujeres con senos grandes.

Los senos pequeños pueden sufrir una caída ligera, prácticamente inapreciable; en cambio, los senos más grandes tendrán más posibilidades de descolgarse de manera muy visible, alterando su forma significativamente.

Las causas como hemos dicho son variadas: pérdida de peso, embarazos, lactancia, envejecimiento…

La mastopexia rejuvenece y eleva tus pechos

La mastopexia o cirugía de elevación de pecho pretende realzar y elevar las mamas para que el pecho vuelva a su posición original y luzca más atractivo y juvenil.

El levantamiento puede realizarse con o sin la ayuda de una prótesis mamaria, dependiendo de la cantidad de tejido mamario existente y de las preferencias estéticas de la paciente (mejorar además de la posición el volumen…).

Ahora bien, el empleo de prótesis suele ser bastante generalizado ya que sin la utilización de las mismas la parte superior de la mama queda con muy poco volumen.

Consejos para una mejor recuperación de la mastopexia

Las pacientes deben usar un sujetador deportivo de soporte o un sostén sin alambre durante las primeras tres semanas.

Este tipo de sujetador ofrece apoyo a los senos durante el proceso de curación y permite que se recuperen de forma natural, especialmente cuando se trata de una elevación de pecho con implante mamario. Después de tres semanas se puede usar un sostén de alambre.

  • La cirugía de levantamiento de senos es un procedimiento que requiere de un período que oscila de dos a tres semanas sin levantar objetos pesados ​​ni realizar actividades físicas extenuantes.
  • El paciente puede regresar al trabajo aproximadamente una semana después de la cirugía si el trabajo no requiere actividades físicas exigentes. A las 2 o 3 semanas se permite levantar objetos ligeros.
  • Las actividades que son más vigorosas requieren aproximadamente seis semanas de tiempo de recuperación. Por ejemplo, se debe evitar tirar, empujar y/o levantar objetos pesados ​​o cualquier otro ejercicio que requiera fuerza hasta que el cirujano nos diga que es seguro reanudar estas actividades.
  • Después de un levantamiento de senos se debe evitar cualquier tipo de presión adicional sobre tu pecho. Tampoco es conveniente dormir boca abajo para reducir el dolor y la hinchazón.
  • La paciente no debe ducharse o bañarse hasta que tenga permiso para hacerlo (2-3 días).
  • Los primeros días son generalmente los más difíciles. La paciente experimentará algo de dolor e incomodidad. Hay que relajarse y evitar movimientos innecesarios; eso sí, es importante moverse y caminar para mejorar la circulación de la sangre y evitar la aparición de cualquier coágulo de sangre. Mientras no se esté durmiendo, la paciente debe pasar la mayor parte del tiempo sentada. Si es necesario, el cirujano recetará medicamentos para aliviar las molestias. Aunque no se recomiendan los antiinflamatorios después del procedimiento ya que pueden aumentar el sangrado.
  • La paciente debe comunicarle al doctor cualquier cambio inusual. Si se experimenta alguna secreción, sangrado o un aumento de hematomas o hinchazón hay que acudir a la consulta.
  • A las 6 semanas podemos dar por finalizada la recuperación, ya que los hematomas y la hinchazón de los senos se debe haber resuelto.

Para terminar, debemos ser realistas: así como el aumento simple de pecho tiene unos resultados muy permanentes en el tiempo, en las mastopexias la evolución no suele ser tan optimista pues la tendencia al descolgamiento se mantiene debido al proceso natural de envejecimiento.

Independientemente de que se implante una prótesis o no. Si esta se sitúa detrás del músculo pectoral puede ocurrir lo que denominamos en nuestra especialidad pecho en cascada o doble burbuja (prótesis alta retenida por el pectoral y pecho natural cayendo). Si se sitúa delante puede tener también un descolgamiento, aunque como en las pexias sin implante, más uniforme.

Como ocurre también con las elevaciones de la piel en los liftings faciales: el tiempo es el gran enemigo.

Dr. Juan A Mira: saber más sobre la mastopexia

Dr. Juan Antonio Mira en Masquemedicos

Doctor Mira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *