Trata las marcas del acné con el peeling químico

5/5 - (4 votos)

El acné es una afección cutánea bastante común que suele afectar a la cara, al cuello, al pecho, a la espalda… de quien lo padece. Es especialmente virulento en personas de 12 a 25 años.

Normalmente una vez pasada la etapa en el que el acné está activo, las cicatrices y las marcas que provoca son evidentes.

Grados de acné

En función de su severidad podemos diferenciar distintos grados o casos de acné:

Acné leve

Se manifiesta mediante puntos negros (principalmente en la nariz) y algunas pápulas (pequeños brotes rojos ocasionales que aparecen en las mejillas).

Acné moderado

Las imperfecciones pueden aparecer en cualquier parte de la cara. La piel presenta puntos blancos o amarillentos elevados rellenos de pus. Alrededor de estos puntos se produce enrojecimiento e inflamación. También aparecen pequeñas protuberancias o ampollas a las que se conoce como pústulas y pápulas, que son protuberancias rojizas, firmes y elevadas.

Acné severo

Las inflamaciones, las pústulas y las pápulas son muy abundantes (se extienden y forman “cultivos”). La infección en la piel es profunda y suelen quedar marcas y cicatrices.

¿En qué consiste el tratamiento del acné con peeling?

El peeling químico es una de las técnicas más utilizadas para mejorar el aspecto de la piel áspera y picada. Consiste en la aplicación de una solución química que permite una renovación celular rápida en las diferentes capas de la piel.

Con el peeling se elimina la capa externa de la piel, dejando al descubierto una capa inferior sensible; es decir, se acelera la renovación de la piel del rostro eliminando las células muertas y generando nuevas.

Gracias al peeling la piel estará más hidratada y conseguirá un tono más suave y homogéneo, además de equilibrarse la producción de sebo, aclararse las manchas oscuras y desobstruir los poros para prevenir futuros brotes. El número de sesiones dependerá de la severidad de las marcas y cicatrices a tratar.

Tipos de peeling

Al igual que existen distintos tipos de acné también existen diferentes tipos de peeling que pueden emplearse en función de las marcas y cicatrices de acné que presente el paciente:

Peelings superficiales

Ideales para tratar los tipos de acné más leves, la hiperpigmentación del rostro y las manchas o parches de piel escamosos en la capa superior de la piel.

Peelings medios

Se emplean para tratar las cicatrices superficiales del acné, las manchas solares y los trastornos de la pigmentación.

Exfoliación química

Se utiliza cuando hay que tratar la piel en profundidad. Es ideal para solucionar cicatrices, arrugas profundas o lesiones cutáneas pre-cancerosas. El peeling químico estimula el cuerpo para que produzca más colágeno.

Peeling anti acné: procedimiento y productos

Para poder aplicar el cóctel de sustancias hay que limpiar perfectamente la piel. Tras esto, la secamos y con un suave masaje sobre la cara y el cuello, o con la ayuda de un pincel, extendemos la solución química intentando que penetre en la piel para renovar las capas superficiales.

Una vez extendido el producto hay que dejarlo actuar unos 15 o 20 minutos. Después se vuelve a limpiar el rostro con abundante agua fría para cerrar los poros, refrescar la piel y estimular la buena circulación.

La mayoría de los peelings para capas superficiales contienen Alfa Hidroxiácidos (AHA), que son moléculas hidrosolubles que ayudan a que la piel se exfolie, eliminando las células muertas y favoreciendo la transformación epidérmica.

Otro agente químico muy empleado es el ácido glicólico, que está indicado para pieles grasas, ya que regula la producción de sebo, cierra los poros e hidrata la piel en profundidad. El ácido salicílico (el más empleado para tratar el acné) combate las espinillas y los puntos negros y tiene grandes propiedades antibacterianas y antisépticas.

En los peelings medios y más profundos se emplea como agente exfoliante el ácido tricloroacético (TCA) o el fenol que permiten un rejuvenecimiento de la piel y la desaparición de lesiones preexistentes.

Como hemos dicho el peeling es junto con otros tratamientos como la exfoliación por laser o la dermoabrasión mecánica uno de los tratamientos más utilizados para las marcas permanentes de acné.

Normalmente mejorará el aspecto pero habrán marcas que no podrán eliminarse y habrá que recurrir a la cirugía de extirpación de las señales, procedimientos todos que a veces no dan ninguno de ellos el resultado deseado.

Consulta con el especialista experto que sabrá informarte sobre las expectativas más realistas en tu caso particular.

Dr. Mira: especialista en peeling para el acné
Dr. Juan A. Mira en Masquemedicos

Doctor Mira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.