4 preguntas frecuentes sobre la otoplastia

5/5 - (1 voto)

La otoplastia, también conocida como cirugía estética de orejas, es una intervención que se realiza en la parte visible del oído externo, llamada aurícula.

La aurícula comprende pliegues de cartílago que están cubiertos de piel. Comienza a desarrollarse antes del nacimiento y continúa desarrollándose en los años posteriores al nacimiento. Si la aurícula no se desarrolla correctamente, el paciente puede tomar la decisión de someterse a una otoplastia para corregir el tamaño, la posición o la forma de sus orejas.

¿Existen diferentes tipos de otoplastia?

  • Aumento del tamaño de las orejas: algunas personas pueden contar con orejas pequeñas u orejas que no se han desarrollado completamente. En estos casos, es posible que deseen someterse a una otoplastia para aumentar el tamaño de su oído externo.
  • Fijación de las orejas: este tipo de otoplastia consiste en acercar las orejas a la cabeza. Se realiza en personas cuyas orejas sobresalen de manera prominente a los lados de la cabeza; es decir, en personas que cuentan con lo que se conoce como “orejas en forma de soplillo”. El objetivo es conseguir que el pliegue de la oreja adopte la forma correcta, y la oreja quede de forma permanente en su posición natural cerca de la cabeza.
  • Reducción de las orejas: hablamos de macrotia cuando las orejas son más grandes de lo normal. Las personas con macrotia pueden optar por someterse a una otoplastia para reducir el tamaño de sus orejas.

Como conclusión podemos decir que la otoplastia generalmente se realiza cuando las orejas:

  • Sobresalen de la cabeza.
  • Son más grandes o más pequeños de lo normal.
  • Tienen una forma anormal debido a una lesión, trauma o un problema estructural desde el nacimiento.

¿Quién es un buen candidato para la otoplastia?

La otoplastia es una de las pocas cirugías que se realiza en menores de edad. Se recomienda que los niños tengan 7 años o más, momento en el que la aurícula ha alcanzado el 90% de su tamaño adulto.

Ahora bien, no se realiza únicamente en menores de edad. Es habitual que acudan a nuestra consulta pacientes que han esperado hasta alcanzar una edad más adulta para tomar la decisión.

¿Cómo es el procedimiento?

La otoplastia suele ser un procedimiento ambulatorio. Puede durar entre 1 y 2 horas, dependiendo de los detalles y la complejidad del procedimiento.

En adultos la intervención se realiza normalmente con anestesia local, mientras que en niños se prefiere una sedación muy ligera en combinación con la anestesia local para conseguir un mayor confort.

La técnica quirúrgica específica dependerá del tipo de otoplastia que se vaya a realizar. Usando una combinación de técnicas, el oído entero es esculpido y remodelado. En términos generales, la otoplastia implica:

  • Hacer una incisión, ya sea en la parte posterior de la oreja o dentro de los pliegues de la oreja.
  • Manipular el tejido de la oreja, que puede incluir la extracción de cartílago o piel, doblar y moldear el cartílago con puntos permanentes o injertar cartílago en la oreja.
  • Cerrar las incisiones con puntos.

Los resultados son visibles nada más terminar la operación, y pueden apreciarse pese a la ligera inflamación inicial. Las cicatrices quirúrgicas se sitúan detrás de la oreja.

¿Cómo es la recuperación?

La recuperación es muy rápida. El paciente puede reincorporarse a sus actividades cotidianas en 24-48 horas. Además, no es necesario el ingreso hospitalario; los pacientes pueden volver a su domicilio horas después de la cirugía.

Tras la otoplastia se protege la cabeza del paciente con una banda elástica para evitar cualquier roce. Esta especie de diadema deberá llevarse durante una semana; a partir de ese momento solo será necesaria por la noche. Es conveniente que el paciente mantenga durante los primeros días la cabeza algo elevada a la hora de dormir para minimizar la hinchazón.

Durante las primeras 48 horas se pueden tomar analgésicos -convenientemente recetados por el doctor- para atenuar las molestias y la inflamación. También es normal que aparezcan moretones mínimos y que el paciente sienta palpitaciones o dolor en las orejas.

El paciente debe evitar la exposición solar durante seis semanas. Se pueden utilizar gafas siempre que no se apoyen en la zona de la incisión, y lavarse el cabello suavemente con champú desde el día siguiente de la intervención.

Más sobre la otoplastia en www.doctormira.com
Dr. Juan A. Mira en Masquemedicos

Doctor Mira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.