Hilos tensores espiculados, la mejor alternativa en lifting facial sin cirugía

4.5/5 - (2 votos)

El tratamiento con hilos tensores espiculados, o lifting facial sin cirugía es uno de los más demandados. Tal y como comenta la Dra. Marcela Pedraza, responsable de la Unidad de Medicina Estética de Clínica Granado Tiagonce, esta técnica consigue combatir los efectos del envejecimiento sin necesidad de realizar una intervención quirúrgica, logrando un efecto lifting natural. Es una excelente alternativa al lifting facial.

La flacidez y las arrugas aparecen por el descenso de la producción de colágeno y grasa facial. Por esta razón, cuando una persona desea mejorar su aspecto pero con naturalidad, el tratamiento recomendado es este.

¿En qué consiste el tratamiento con hilos tensores espiculados?

Esta técnica consiste en insertar hilos tensores de polidioxanona, precursores de colágeno, en la dermis cutánea mediante el uso de una aguja guía, logrando así la cohesión del tejido que combate la flacidez. La polidioxanona es biocompatible, por lo que no provoca alergias y es reabsorbible.

Los hilos tensores poseen unas pequeñas espículas que se fijan en la piel, produciendo un efecto lifting. Estos se introducen en disposición vectorial, a modo de malla de soporte, aportando unos efectos inmediatos, reafirmando la piel.

Tardarán en reabsorberse unos 6 meses, pero durante ese tiempo se genera alrededor de ellos un tejido fibroso dispuesto en la misma dirección donde estaba el hilo tensor, por lo que los efectos del tratamiento durarán más, ya que se crean nuevas líneas de sujeción de la piel.

La duración del tratamiento es de unos 45 minutos. Se aplica una crema anestésica antes de iniciar el tratamiento para evitar molestias en el paciente.

¿Cuáles son los resultados que ofrece este tratamiento?

Al aplicar un tratamiento con hilos tensores espiculados, los resultados definitivos se observan a partir del segundo mes, cuando el colágeno ya se ha formado alrededor de estos.

Los resultados pueden alargarse hasta los 18 meses, dependiendo del paciente. Mediante el uso de radiofrecuencia y de un suplemento oral se mantiene la producción de colágeno.

El hilo desaparece tras unos 6 meses, habiendo generado previamente estructuras de tensión, mejorando la flacidez de la piel y creando un efecto lifting.

¿Cómo es la recuperación tras la colocación de hilos tensores?

Tan solo 20 minutos después de la colocación de los hilos tensores, el paciente puede reincorporarse a su vida laboral. Incluso, en los casos en los que se colocan los hilos tensores en las cejas, cualquier zona del óvalo facial o para estirar el cuello, el paciente podrá maquillarse y volver a su rutina de forma inmediata.

El tratamiento puede complementarse con radiofrecuencia para acelerar la producción de colágeno. Se recomienda realizar 2 sesiones de radiofrecuencia (una vez a la semana) tras la colocación de los hilos, y luego 1 vez al mes.

Para mantener los resultados, se recomienda repetir el tratamiento con hilos tensores espiculados entre los 12 y los 18 meses después, dependiendo de la edad y características de cada paciente.

¿Qué precio tiene este tratamiento?

El coste de este tratamiento se encuentra en torno a los 500€, pero puede variar en función de la zona a tratar y de la cantidad de hilos y sesiones necesarias para conseguir un resultado óptimo.

Es importante tener cuidado con supuestos profesionales que ofrecen este tratamiento por precios mucho más bajos, ya que es posible que se reduzcan al mínimo las garantías de seguridad y éxito.

Para recibir más información sobre este tratamiento y saber si es adecuado para ti, acude a una consulta especializada en medicina estética, donde los profesionales resolverán todas tus dudas.

Doctor Agustín Granado Tiagonce, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora

Doctor Agustín Granado Tiagonce en Masquemedicos

Agustín Granado Tiagonce

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.