¿En qué consiste la bioestimulación con PRP para rejuvenecer el rostro?

Con los años los signos de envejecimiento empiezan a aparecer en el rostro. Existen diversos tratamientos estéticos para combatir las arrugas, los pliegues y la flacidez, la bioestimulación con plasma rico en plaquetas ofrece un resultado excelente y duradero. El objetivo de este tratamiento es prevenir el envejecimiento e iluminar el rostro.

¿Cómo se obtiene el plasma rico en plaquetas?

Para obtener el plasma rico en plaquetas (PRP) el primer paso es la extracción de sangre, que seguidamente pasará por un proceso de centrifugado. Finalmente el especialista infiltrará el producto obtenido en el paciente. Con este tratamiento se consiguen factores de crecimiento epidérmico, que benefician a la piel dotándola de una mejor estructura, y contribuyendo así al rejuvenecimiento de la piel del rostro.

Al infiltrar nuestras propias células, se produce en la piel un proceso conocido como bioestimulación, mejorando la calidad de la piel, su textura y su espesor.

¿Cómo saber si este tratamiento es ideal para ti?

Este tratamiento con PRP es válido para pacientes de cualquier edad, especialmente después de los 30 años, como método de prevención de los signos de envejecimiento.

En otras edades puede recomendarse realizar una infiltración cada dos meses si es necesario, dependiendo del grado de envejecimiento de la piel. El resultado depende en gran parte del grado de envejecimeinto que presente el paciente

El tratamiento de bioestimulación con PRP puede combinarse con otras técnicas de rejuvenecimiento facial.

Ventajas de la bioestimulación con PRP

  • Resultados apreciables desde los primeros días: como máximo se verán los resultados del tratamiento a los 20 o 30 días, que es cuando comienza el proceso de bioestimulación.
  • Menos efectos secundarios: el PRP se elabora a partir de la propia sangre del paciente, evitando así que pueda producirse una infección o una reacción alérgica.
  • Menos posibilidad de aparición de hematomas.
  • No es doloroso: no se necesita utiliza anestesia tópica, pero si el paciente lo desea, puede aplicarse antes de comenzar el tratamiento.
  • No requiere cirugía.
  • Resultados duraderos.

Si quieres saber más sobre este tratamiento, consulta a una especialista en medicina estética, que resolverá todas tus dudas, y llegado el momento aplicará el tratamiento de manera eficaz, obteniendo los mejores resultados.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *