Hilos tensores: rejuvenece tu rostro con esta técnica mínimamente invasiva

El envejecimiento de los tejidos es una condición genética de la que nadie puede escapar, es ley de vida. Debido a su exposición frente a los elementos y a su menor grosor, la piel del rostro es una de las partes del cuerpo que más sufre como consecuencia del paso de los años.

Conforme envejecemos nuestra piel va perdiendo su tersura, su elasticidad, su brillo y su firmeza natural, lo que se traduce en la aparición de flacidez, surcos, líneas de expresión y arrugas. Estos signos son más evidentes en la piel que rodea los ojos, en el cuello, en la zona de las mejillas, en las cejas…

Mitigar los signos del envejecimiento facial es uno de los principales objetivos de la cirugía plástica. Gracias al desarrollo tecnológico han ido apareciendo distintas técnicas menos invasivas que el lifting facial, que responden a las demandas de los pacientes de tratamientos faciales que no requieran de intervención quirúrgica. Entre estos nuevos tratamientos hay que destacar los hilos tensores.

¿Qué son los hilos tensores?

Los hilos tensores son suturas creadas para implantarse en los tejidos hipodérmicos o lo que es lo mismo, en la parte profunda de la piel con el objetivo de recuperar su tensión de manera inmediata. Habitualmente se colocan en zonas que presentan un aspecto caído para restaurar las estructuras faciales elevándolas y reposicionándolas. Son muy útiles para disimular las arrugas del contorno de los ojos, dar simetría a la cara, elevar las cejas y las mejillas, reafirmar el cuello y el contorno facial, difuminar las arrugas de la frente…

Podemos hablar de hilos de tensión e hilos de estimulación. Gracias a su trabajo mecánico, los hilos de tensión permiten elevar la posición de las cejas, retensar las mejillas, elevar los pómulos y la piel del cuello… los hilos de estimulación, por su parte, inducen la generación de colágeno propio, mejorando la apariencia de la piel.

El procedimiento es mínimamente invasivo, se realiza bajo un anestésico local y no deja marcas ni cicatrices visibles. La recuperación es inmediata y los resultados son totalmente naturales. Además, pueden insertarse más hilos en el momento en que lo desee el paciente. Para implantarlos bajo el tejido de la zona deseada se realizan pequeñas incisiones que permiten colocarlos y moverlos hasta fijarlos en la posición marcada por el cirujano.

Los hilos tensores son un tratamiento especialmente recomendado para pacientes que presentan una apariencia cansada y/o envejecida, pero que no precisan de un lifting quirúrgico, o para aquellos que desean un cambio sutil en área determinada del rostro. No son recomendables cuando el paciente presenta un alto grado de flacidez facial o un gran sobrante cutáneo.

Hilos SilhouetteSoft, la evolución de los hilos tensores

Los componentes de los hilos SilhouetteSoft son naturales y totalmente biocompatibles, por lo que no provocan rechazo por el cuerpo humano. Están compuestos por ácido poliláctico, que se ha empleado durante muchos años en diversas aplicaciones farmacéuticas y médicas como hilo de sutura.

Se trata de una sutura reabsorbible con conos bidireccionales que permite restaurar la firmeza, el volumen y la elasticidad de la piel de manera inmediata, además de una regeneración gradual del colágeno que prolonga la duración de los resultados. El objetivo final es conseguir un contorno más definido de forma gradual y natural.

El procedimiento se realiza bajo anestesia local, dura media hora y no requiere de ingreso hospitalario. Al implantar los hilos en el tejido subcutáneo se produce una compresión del mismo y una elevación de la piel que dura hasta 18 meses. Para conseguir este resultado, el cirujano ejerce una ligera presión sobre el área tratada para redefinir el contorno del rostro, que recobra su tersura. Los extremos del hilo de sutura que no se han introducido se eliminan. La cantidad de sutura necesaria dependerá del estado de la piel y de su nivel de flacidez.

El efecto de reposición es inmediato y natural. Normalmente no es necesario ningún tipo de reposo, aunque puede que tras el tratamiento aparezca una pequeña depresión, un pequeño edema o irregularidades en los puntos de entrada de las suturas. Estas marcas no son preocupantes, ya que desaparecen tras unos días.

Dr. Julio Puig: especialista en hilos Silhouette Soft en Valencia y Gandia
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *