Mastopexia o cirugía de elevación mamaria: en qué consiste

La mastopexia mamaria es la intervención estética destinada a elevar y recolocar la glándula mamaria que se ha caído debido al paso del tiempo, a la herencia genética, a los embarazos, a la involución de los conductos lácteos, a los cambios bruscos en el peso o al envejecimiento.

Para llevarla a cabo es necesario remodelar y anclar la glándula mamaria a una posición más elevada, además de eliminar la piel sobrante para reordenar el tejido mamario existente.

En casos muy leves podría solucionarse con la colocación de un implante mamario, pera hay que tener en cuenta que la prótesis lo que hace es aumentar el tamaño, no eleva ni recoloca la mama; ni tampoco reorganiza el tejido del seno.

¿Qué se consigue con la intervención de elevación de pecho?

La elevación mamaria está especialmente destinada para aquellas mujeres cuyos pechos tienen una apariencia flácida, con una importante falta de volumen en la parte superior del seno, o cuyos pezones se encuentran caídos y situados en la parte baja de la mama.

Con esta intervención se remodela y se levanta la mama, dotándola de firmeza y consiguiendo una apariencia más juvenil y redondeada. También se reubica el pezón en una posición más central. Existen varias técnicas para abordar la intervención; varían en función de las necesidades de la paciente y de la cantidad de correcciones que se necesiten.

¿Es necesario utilizar un implante mamario?

Se puede realizar una elevación de pecho sin la necesidad de un implante mamario. Se aconseja utilizar una prótesis cuando, además de descolgamiento, existe una atrofia muy significativa de la mama.

En el resto de los casos la paciente puede complementar la intervención de levantamiento con un implante para aumentar el volumen mamario. Eso sí, hay que tener cuidado con el tamaño de los implantes, ya que si son demasiado grandes pueden volver a causar un estiramiento del tejido mamario, reapareciendo la flacidez.

Cuando no se emplea implante, lo que se hace es movilizar y anclar en el polo superior de la mama el tejido mamario que se ha descolgado para que haga de relleno.

¿Quedan cicatrices?

El tamaño de la cicatriz dependerá del grado de caída de la mama, de la cantidad de tejido que haya que eliminar y de la distancia de la areola con respecto a la horquilla esternal y la clavícula. Las incisiones para llevar a cabo la intervención son tres:

  • Periareolar: alrededor de la areola.
  • Vertical: en el polo inferior.
  • Horizontal: en el surco submamario.

Aunque las cicatrices son inevitables en cualquier procedimiento de levantamiento de senos, se ponen todos los medios posibles para camuflarlas y hacerlas imperceptibles con el paso del tiempo.

Características de la cirugía de elevación mamaria

  • Se realiza bajo anestesia general.
  • Tiene una duración aproximada de 3 horas.
  • Precisa de un día de ingreso hospitalario.
  • No se emplean drenajes, salvo en situaciones muy concretas.
  • Tras el alta, la paciente llevará un vendaje durante 3-4 días que será sustituido por un sujetador especial que deberá llevar durante un mes.
  • Se recomienda reposo total durante cuatro días. La reincorporación a la vida normal y al trabajo se podrá hacer transcurrida una semana. Los plazos no son fijos, el cirujano valorará cada caso de manera individual.
  • La paciente podrá reanudar su rutina deportiva partir del primer mes.
  • Los resultados son inmediatamente perceptibles. Con el tiempo la hinchazón postquirúrgica desaparece y las líneas de incisión se desvanecen. Los resultados mejoran con el paso de los meses.
  • Los resultados son duraderos. Se aconseja mantener un peso estable, una vida saludable.

Dr Pedro Antolín: especialista en mastopexias
Dr. Pedro Antolín en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *