Postoperatorio del Método POSE

El Método POSE es un tratamiento que permite reducir el estómago sin intervención quirúrgica. Al tratarse de una técnica no invasiva, el postoperatorio de la intervención es muy sencillo. Por supuesto, cada paciente es diferente, pero generalmente el paciente puede reincorporarse a la vida laboral 24-48 horas después.

A continuación explicamos paso a paso cómo es el postoperatorio de la reducción de estómago con el Método POSE.

¿Qué sucede tras la intervención con el Método POSE? Primer mes

Una vez ha finalizado la intervención el paciente permanece ingresado, generalmente durante una noche, y 24-48 horas después ya podrá volver a su rutina diaria. Es una intervención que no requiere incisiones, por lo que la recuperación es breve.

Tras la operación el paciente puede presentar algunas molestias como: náuseas y vómitos, dolor en el cuello a causa de la intubación, ligeras molestias en el abdomen, aparición de esofagitis o faringitis.

El primer control médico postoperatorio se realizará 3-4 días después de la operación. El objetivo es comprobar que el paciente evoluciona correctamente, comenzando así un programa de seguimiento que se debe mantener en los siguientes meses para garantizar la eficiencia del tratamiento. También se indicará al paciente la dieta que debe seguir para lograr su objetivo de pérdida de peso.

Los primeros 15 días se debe realizar una dieta líquida, que consiste en caldos, sopas baja en grasa, zumos sin azúcares añadidos, y por supuesto mucha agua. Se deben evitar las bebidas con gas y los cítricos. Se aconseja comer lentamente, realizar 5 comidas diarias y establecer una horario fijo para comer.

En relación a la actividad física, es recomendable andar unos 30 minutos diariamente.

Pasadas estas dos semanas de dieta líquida el paciente puede comenzar a ingerir alimentos triturados, manteniendo las pautas indicadas de evitar los alimentos calóricos, las bebidas gaseosas y los cítricos. La actividad física se mantiene, andado media hora cada día.

A los 22 días de haber realizado el Método POSE, se pasa a una dieta blanda, donde se añaden alimentos como carne blanca o pescado blanco, fruta blanda, verduras hervidas o a la plancha, copos de avena, etc. Un mes después de la operación se incluyen alimentos sólidos en la dieta.

Seguimiento del Método POSE a partir del segundo mes

Pasados dos meses, se comienzan a incluir los hidratos de carbono de absorción lenta en la alimentación, y alimentos como el pavo en lonchas, arroz y pasta integral, o piezas de fruta sin piel. Además se recomienda aumentar la actividad física realizando caminatas de una hora cinco días a la semana o comenzar con ejercicio anaeróbico de forma moderada, tres veces por semana.

A partir del tercer mes el organismo ya suele haber sanado, y el paciente puede llevar una dieta más equilibrada, añadiendo alimentos como el jamón, queso semicurado, huevos, ensalada verde, pescado azul y carne rojo. Debe mantenerse el ejercicio físico.

Seis meses después de la intervención el paciente habrá adelgazado considerablemente, por lo que todos sus esfuerzos deben centrarse en no recuperar esos kilos perdidos, con una dieta más rica en nutrientes, pero saludable y equilibrada.

Clínicas Dorsia, expertos en Medicina y Cirugía Estética

Clínicas Dorsia en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *